Atenzia, empresa de servicios sociosanitarios

Teleasistencia Profesional y Personalizada

Llamada Gratuita
Lunes a Viernes de 9:00 a 21:00
900 835 840

Una voz conocida

15/07/2019

Los corazones también se unen en la distancia

Estábamos en un Congreso de la AECC en Palma de Mallorca. Allí se reunían los pacientes y familiares de cáncer de las Islas Baleares para compartir vivencias y experiencias, dar consejos sobre el tránsito de la enfermedad, llevar hábitos saludables, tipos de ejercicios para los cuidados, o sobre cómo maquillarse, por ejemplo.

Fueron unos días para aprender a valorar las verdaderas cosas de la vida, a no preocuparse tanto por los problemas, buscarles solución y si no la tienen, intentar afrontarlo con la máxima positividad posible. Nos dimos cuenta así de la fuerza de todos los allí presentes, que mostraban en todo momento una sonrisa.

En Baleares, Atenzia tiene un proyecto con la AECC Balear apoyado por el IB-Salut. Con él, los pacientes tienen a su disposición un servicio de 24 horas gratuito para estar atendidos por un Centro de Atención a través del telefóno móvil. No son solo llamadas de urgencia, también coordinamos sus citas médicas o hablamos con ellos y sus familiares para darles apoyo y que tengan la tranquilidad de que pueden confiar en nosotros.

Eli, una de nuestras compañeras, atiende esas llamadas con la satisfacción de ayudar a cubrir las necesidades que el paciente tiene cuando llama.

Entre las conferencias y talleres, se acercaron a nuestro stand una señora y su hija.
- Cómo el que yo tenía. – Dijo al ver el dispositivo.

En ese momento, Eli se dirigió a ella y le preguntó:
- ¿Es de Formentera? Me suena su voz, ¿Irma?
- Sí, soy yo. - Contestó.

Emoción y lágrimas, un cúmulo de sentimientos que Eli e Irma sacaron al encontrarse, cara a cara, meses después de haber sido confidentes detrás del teléfono.

Irma confesaba a Eli que desde que se enfrentó a la enfermedad, aunque ya se encuentra mejor y más recuperada, ya no se enfada con nadie y no quiere irse a dormir sin saber que ese día ha sido único.

Irma estuvo atendida y apoyada durante los meses de tratamiento en numerosas ocasiones demostrando, una vez más, que "los corazones también pueden unirse en la distancia".