Atenzia, empresa de servicios sociosanitarios
900 835 840
Llamada Gratuita
Lunes a Viernes de 9:00 a 21:00
COVID-19
PROTOCOLO COVID-19. Cuidamos de ti aplicando medidas que garantizan tu seguridad y la de nuestros trabajadores

Qué es la parafina: principales beneficios para aliviar dolores provocados por artrosis o contracturas

30/12/2021

Mujer con artrosis en las manos recibiendo un tratamiento de baño con parafina

La parafina es una sustancia, derivada del petróleo o del carbón, que puede presentarse en forma sólida o líquida y que se utiliza en múltiples sectores. Aunque se trata de una sustancia empleada en el sector textil e industrial, cada vez son más populares los tratamientos de parafina con fines estéticos y fisioterapéuticos.

De hecho, la parafina puede ser muy recomendable para pacientes con determinadas dolencias musculares. Por ese motivo, en este artículo te explicamos en qué consiste el tratamiento con parafina y cuáles son sus beneficios, sobre todo, si sufrimos de artrosis o contracturas.

Por qué se produce la artrosis

Aunque se suelen confundir y ambas son patologías que afectan a las articulaciones, la artrosis y la artritis no son la misma enfermedad. Concretamente, la artrosis aparece con el desgaste del cartílago, es decir, el tejido que protege los extremos de los huesos y facilita el movimiento de la articulación.

Como consecuencia de este proceso degenerativo crónico, las articulaciones pierden flexibilidad y los huesos se rozan, causando mucho dolor. Se trata de una enfermedad que afecta, sobre todo, a personas mayores y para la que aún no hay ninguna cura.

No obstante, existen tratamientos enfocado en aliviar los dolores y la rigidez articular. Entre ellos, la parafina es una sustancia muy utilizada, sobre todo, en pacientes con artrosis en las manos o en los pies.

CUIDEO

Cuáles son sus principales usos en terapia

Los tratamientos con parafina se emplean tanto en sesiones de fisioterapia como de rehabilitación. Esto se debe a que esa sustancia puede usarse para:

  • Estimular la circulación de la sangre.
  • Reducir el dolor.
  • Relajar la musculatura.
  • Aliviar los espasmos y las contracturas.

A pesar de que los estudios demuestran que el efecto terapéutico de la parafina es seis veces superior al del agua, hay ocasiones en las que este tratamiento puede estar contraindicado. Por ejemplo, no debemos recurrir a estas terapias si contamos con alguno de los siguientes supuestos:

  • Inflamación en una articulación o músculo.
  • Problemas circulatorios (varices, arañas vasculares, flebitis, etc.)
  • Afecciones dermatológicas.
  • Patologías del sistema cardiovascular.
Persona agarrando las manos de un adulto mayor con artrosis
Aunque los baños con parafina son muy recomendables en personas que sufren de artrosis, es importante consultar con un médico antes de iniciar cualquier tratamiento.

Cómo actúa la parafina frente al dolor de la artrosis

Debido a que uno de los beneficios de los baños con parafina es el alivio del dolor articular, estos tratamientos suelen recomendarse a personas que sufren de artrosis en manos o pies. Concretamente, esta sustancia tiene la propiedad de calentarse muy rápidamente, además de conservar el calor durante un periodo de tiempo prolongado

En este sentido, el calor húmedo de la cera de parafina actúa sobre la zona del cuerpo que sufre de dolores y rigidez, lo que aumenta la temperatura y calma los síntomas de la artrosis. Es decir, este tratamiento funciona como un analgésico, llegando incluso a relajar los músculos y mejorar la circulación sanguínea, gracias a sus efectos vasodilatadores.

Cabe señalar que, a pesar de sus beneficios para la salud, no se ha demostrado que los tratamientos con parafina tengan propiedades curativas. No obstante, si que se ha evidenciado la eficacia de esta terapia a la hora de proporcionar alivio a aquellas personas mayores que sufren dolores articulares.

Los diferentes usos de baño de parafina

Como ya hemos mencionado, los baños de parafina suelen utilizarse para el tratamiento de la artrosis en las manos y pies, además de para otras enfermedades articulares, como la artritis y el reumatismo.

Sin embargo, a parte de su uso terapéutico, el uso de la parafina también es cada vez más frecuente en tratamientos estéticos. En este sentido, además de aliviar el dolor, este método ayuda a nutrir la piel, proporcionando un aspecto suave y con mayor elasticidad.

Por este motivo, también es un tratamiento ideal para la hidratación de pieles secas y agrietadas.

Cómo se aplica un baño con parafina

Una vez que confirmemos con nuestro médico que no existe ninguna contraindicación entre nuestra condición y el tratamiento con parafina, lo siguiente es adquirir el aparato adecuado. Es decir, antes de comprar un baño con parafina debemos tener en cuenta:

  • Utilización: aunque siempre es importante comprar productos con garantías de calidad, cuanto más profesional sea el uso, mayor debe ser la gama del baño con parafina.
  • Características del tratamiento: existen aparatos que permiten configurar la temperatura para adaptarla al tiempo del que disponemos y al tipo de tratamiento nos ha mandado el médico.
  • Zona afectada: para mayor comodidad, hay modelos con formas diferentes, dependiendo si van a usarse en pies o manos.
  • Tamaño: en general, estas máquinas suelen ser pequeñas y fáciles de almacenar, por lo que es importante tener en cuenta el tamaño de la zona afectada, sean pies o manos, a la hora de elegir las medidas del baño con parafina.

Tras haber elegido el producto adecuado, lo siguiente es conocer los pasos que debemos seguir para realizar un tratamiento con parafina para manos y pies.

Lo primero es encender el aparato, tras haberlo conectado a una corriente eléctrica, y poner la parafina en la bandeja del aparato. Después de haber cerrado la tapa, ajustamos la temperatura (entre 48 y 57 grados) y esperamos a que la cera se derrita por completo.

Cuando la cera esté lista, instalamos la placa de seguridad y nos aseguramos de que la parafina no está demasiado caliente. A continuación, metemos la mano o el pie en el baño y dejamos que la cera se seque. Debemos repetir este último paso, unas tres o cuatro veces, hasta que se forme una capa de la sustancia en toda la zona afectada.

Por último, envolvemos la mano o el pie en una bolsa de plástico, nos colocamos una manopla y dejamos reposar 15 minutos. Una vez ha pasado el tiempo de espera, nos quitamos todo y retiramos la parafina empujando con suavidad. También, podemos aplicar a la zona tratada una loción hidratante al finalizar el baño.

CUIDEO