Atenzia, empresa de servicios sociosanitarios
900 835 840
Llamada Gratuita
Lunes a Viernes de 9:00 a 21:00

Causas de la visión doble en personas mayores

27/12/2022

La visión doble en personas mayores es uno de los problemas visuales más comunes y molestos de este grupo de edad. Sin embargo, muchas personas lo pasan por alto pensando que es un síntoma propio del estrés o el cansancio acumulado. 

Esto es muy peligroso ya que la visión doble puede encontrar su origen en numerosas patologías, más o menos graves, que pueden complicar mucho la vida a la persona que lo sufre.

Por ello, en este artículo, te contamos todos los detalles sobre esta afección y sus posibles tratamientos para asegurar una buena calidad de vida y un envejecimiento activo a las personas mayores que tienen visión doble. 

¿Qué es la visión doble?

La diplopía o visión doble es, en palabras del Instituto de Microcirugía Ocular, "una alteración de la visión que consiste en la percepción de dos imágenes de un mismo objeto".

Hay varios tipos de visión doble:

  • Horizontal: cuando las imágenes superpuestas se presentan una al lado de la otra.
  • Vertical: cuando se presentan una encima de la otra.
  • Oblicua: cuando las imágenes están superpuestas en diagonal.

Además, puede afectar a los dos ojos (binocular) o a uno solo (monocular).

CUIDEO

Causas de la visión doble en personas mayores

Percibir una sola imagen cuando abrimos los ojos es algo que vemos como muy normal. Sin embargo, para que esto ocurra deben cumplirse una serie de procesos que afectan a varios componentes del sistema visual como, por ejemplo, el cristalino, la córnea, el nervio óptico e incluso el cerebro. 

Por este motivo, son tantas las partes implicadas en este proceso que las causas son muy variadas y de todo tipo de gravedad. 

Problemas visuales relacionados con la edad (presbicia)

Para que nuestros ojos sean capaces de ver una imagen única y clara, estos deben ser capaces de coordinarse para enfocar y crear una imagen real de lo que están viendo. Esta coordinación puede no llevarse a cabo de forma correcta debido a que nuestros ojos se encuentren demasiado cansados (presbicia) para ello. 

Problemas neurológicos 

Las causas de visión doble de origen neurológico son muy variadas, desde problemas paréticos (por pérdida de fuerza o falta de activación de los músculos que mueven los ojos) o restrictivos (fibrosis o lesiones que impiden que se desplace el ojo). Incluso, en los casos más graves, esta visión doble puede venir de un aneurisma cerebral o un traumatismo cerebral. 

Sin embargo, aunque la visión doble derivada de problemas neurológicos puede venir sola, normalmente está acompañada por otros síntomas como son dolor de cabeza, pupilas dilatadas o los ojos hacen una serie de movimientos involuntarios. 

Problemas de salud relacionados

Hay algunas enfermedades que pueden llegar a producir la diplopía como son la esclerosis múltiple, la miastenia y la hipertensión intracraneal. También, los problemas de tiroides y de diabetes pueden alterar el funcionamiento de los nervios que controlan los músculos del ojo y provocar esta visión doble. 

    Alteraciones neurológicas

    Las causas de la visión doble repentina también pueden estar en nuestro cerebro y sus conexiones. En estos casos, lo más común es que ver doble de un ojo sea por una paresia o parálisis de los nervios intracraneales. Estos son unos nervios que llevan la información a los músculos y que pueden sufrir infartos, lo que paraliza dichos músculos y provoca una desalineación ocular que produce la visión doble. 

    Lesiones

    Las lesiones, tanto cerebrales como de los elementos que forman el propio ojo, pueden estar detrás de esta afección. A nivel cerebral, los nervios que controlan los músculos del ojo pueden dejar de funcionar tras las lesiones que haya dejado una infección cerebral, accidente cerebrovascular, esclerosis múltiple, traumatismos en la cabeza o tumores cerebrales. 

    Asimismo, también existen otro tipo de afecciones que producen lesiones en el propio ojo como es la Myasthenia gravis. Esta patología se caracteriza por la debilidad y la fatiga que sufren los músculos que hay bajo nuestro control voluntario, que a su vez provoca una ruptura de la comunicación entre los nervios y dichos músculos. Cuando afecta a aquellos que componen el ojo, desencadena una serie de síntomas, entre los que se encuentran la caída de uno o ambos párpados y una visión doble.

    Otros

    Además de estas patologías, existen otras causas para la visión doble:

    • Problemas de graduación. Es posible que el la persona mayor necesite gafas y no lo sepa.
    • Síndrome del ojo seco. 
    • Cataratas. Estas aparecen cuando el cristalino se nubla y esto produce una visión doble y borrosa que se desarrolla gradualmente.
    Manos sujetando distintos elementos relacionados con los ojos
    Las causas de la visión doble en personas mayores son muy variadas.

    Pruebas para detectar la visión doble

    Normalmente, la persona que sufra la visión doble se dará cuenta sin problema alguno de que la tiene al ser algo llamativo y que provoca grandes dificultades. Sin embargo, una prueba fácil para reconocer esta patología es la de colocar un objeto delante de la persona y pedirle que lo coja. En principio, no tendría que haber ningún problema. Sin embargo, con la visión doble, lo más probable es que tarde en localizar el objeto real y cogerlo. 

    Como pruebas médicas, existen diferentes exámenes para detectar la visión doble. Las más habituales son:

    • Revisión del grado de coordinación de los movimientos del ojo. Este análisis tiene como objetivo identificar si algún músculo funciona de manera deficiente debido a parálisis o a una sobrecarga de trabajo.
    • Evaluaciones de la refracción.

    Tras ello, si el oftalmólogo considera que la diplopía tiene causas subyacentes que no están directamente relacionadas con un daño estructural en los ojos, podría solicitar ciertos análisis que pueden incluir:

    • Examen hormonal, con el fin de descartar enfermedades de la tiroides.
    • Pruebas para detectar infecciones o problemas en el sistema inmune.
    • Resonancia cerebral.
    • Electromiograma, cuando hay indicios de que la visión doble se debe a una enfermedad muscular.

    Tratamiento de la visión doble en personas mayores

    El tratamiento dependerá de la causa de la diplopía y de si es en un solo ojo o en ambos. En el caso de la diplopia monocular, que produce alteraciones estructurales del ojo, si estas alteraciones pueden corregirse conseguiremos resolver el problema de la visión doble. Sin embargo, en el caso de la diplopia binocular, si esta persiste, existen varios tratamientos:

    Tratamientos farmacológicos 

    Existen dos tratamientos fuera de la opción quirúrgica:

    • Prismas. Son unos cristales que se aplican en las gafas y ayudan a desplazar la imagen que produce la visión doble.
    • Toxina botulínica. Es útil en algunos casos, cuando el paciente no se adapta a los prismas, o en ciertos casos de parálisis oculomotora.

    Tratamientos quirúrgicos

    A esta solución solo se suele recurrir cuando la diplopía en sí no se puede tratar con una corrección prismática. Es una cirugía ambulatoria que no requiere ingreso y el paciente, en la mayoría de los casos, vuelve a casa el mismo día de la cirugía. El procedimiento se efectúa bajo los efectos de una anestesia local tópica y con algún tipo de sedación. Además, el paciente debe seguir un tratamiento con colirios durante el primer mes.

    Prevención

    Aunque sufrir de visión doble no depende totalmente de nosotros, si que se pueden desarrollar ciertos hábitos para prevenir esta patología.

    Cuidado de los ojos

    El sentido de la vista es uno de los más importantes, sobretodo en la tercera edad que es cuando más achaques sufrimos y mayores capacidades debemos tener para poder continuar con nuestra vida con total normalidad. Por ese motivo, es fundamental cuidarse la vista con acciones tan simples como descansar los ojos de pantallas, utilizar las gafas de forma correcta -si se necesitasen- o hidratar bien los ojos para evitar afecciones como ojos llorosos

    Visitar al oftalmólogo

    Acudir, al menos una vez al año, al médico especialista en los ojos es fundamental para disfrutar de una visión lo más saludable posible. No solo es necesario acudir cuando exista una molestia, también de forma preventiva para evitar posibles patologías en un futuro. 

    Consumir alimentos saludables 

    Una buena alimentación hará que nuestra vista perdure más en el tiempo y reducirá el riesgo de patologías graves. Una dieta sana y variada, basada en hortalizas, frutas y legumbres, no solo nos hará sentirnos más ágiles, también ayudará a todos nuestros órganos, músculos y huesos a estar fuertes. 

    Conclusiones

    La visión doble en personas mayores puede venir por múltiples causas. Sin embargo, y aunque podamos pensar que se produce por un exceso de fatiga, es importante, ante cualquier indicio, acudir a un especialista para que nos de un diagnóstico claro. Además, para evitar y/o reducir las probabilidades de que suframos esta patología, la prevención es esencial. Cuidar de nuestros ojos es cuidar de nuestro futuro. 

      CUIDEO