Atenzia, empresa de servicios sociosanitarios
900 835 840
Llamada Gratuita
Lunes a Viernes de 9:00 a 21:00
COVID-19
PROTOCOLO COVID-19. Cuidamos de ti aplicando medidas que garantizan tu seguridad y la de nuestros trabajadores

¿Por qué dejan de caminar las personas mayores?

11/04/2022

Pies de una persona mayor que sube por unas escaleras

La pérdida de movilidad es un problema común en la tercera edad y que puede llegar a repercutir en la capacidad de los mayores para moverse y realizar actividades diarias.

No obstante, hay una serie de medidas y hábitos saludables que los mayores pueden llevar a cabo para mejorar su función motora y prevenir ciertos problemas para la salud física, mental y emocional. En este artículo te explicamos por qué dejan de caminar los ancianos, qué tratamientos hay para este tipo de alteraciones y consejos para mejorar la movilidad en la tercera edad.

Causas que provocan dificultad para caminar

La respuesta a por qué dejan de caminar los ancianos está relacionada en parte con el envejecimiento. En este sentido, el paso de los años conlleva cierto deterioro de las funciones motoras y la disminución del tejido muscular.

De esta forma, los músculos pierden masa y el equilibrio de las personas mayores se ve afectado, lo que repercute negativamente en su capacidad motora y en su autonomía diaria.

Sin embargo, la edad avanzada no es la única causa detrás de los problemas de movilidad en la tercera edad. Aquí te mostramos los factores más comunes por los que dejan de caminar los ancianos.

Trastornos neurológicos

En primer lugar, son varias las enfermedades que afectan al cerebro y que pueden alterar las funciones motrices de las personas mayores. Aunque depende de cada patología, entre los síntomas de los trastornos neurológicos podemos encontrar los siguientes:

  • Dolor de cabeza.
  • Pérdida de fuerza.
  • Mareos o desmayos.
  • Problemas de memoria, habla y visión.
  • Temblores, espasmos o contracciones involuntarias.

Todos estos síntomas deterioran las capacidades psicomotrices de los mayores, causándoles una mala coordinación en sus movimientos, aumentando el riesgo de que sufran una caída y disminuyendo su independencia.

Dolores articulares

Los problemas en las articulaciones también son una de las causas de por qué dejan de caminar los ancianos. En este sentido, el dolor que provocan enfermedades como la artritis o la artrosis puede llegar a ser incapacitante para las personas mayores.

No obstante, existen tratamientos que reducen el dolor y permiten a las personas afectadas llevar una vida sin grandes limitaciones. Por este motivo, es importante acudir al médico para obtener un diagnóstico y evitar que la afección empeore.

Osteoporosis

Los problemas óseos son otro factor que puede deteriorar la capacidad motriz de las personas mayores. Asimismo, este tipo de trastornos son frecuentes en la tercera edad, ya que el paso de los años hace que los huesos se debiliten.

Concretamente, la osteoporosis es un trastorno que afecta a nuestros huesos haciendo que se vuelvan más porosos, es decir, disminuye la densidad de masa ósea. Esto conlleva una mayor fragilidad de los huesos, por lo que resisten peor los golpes y se rompen más fácilmente.

En este sentido, los ancianos que padecen osteoporosis pueden dejar de caminar por una fractura o, incluso, por el miedo a sufrir un accidente que les cause alguna rotura ósea.

Problemas en los pies

Los pies son otra parte que sufre mucho con el paso de los años, hasta el punto de que los problemas en estas extremidades son muy frecuentes en las personas mayores. Además, estas afecciones son una de las más limitantes para la movilidad de los ancianos y que más repercuten en su calidad de vida.

Entre los problemas que pueden tener las personas mayores en los pies, estos son los más comunes:

  • Pie diabético: un trastorno que sufren personas con diabetes tipo 2 y que se caracteriza por la falta de sensibilidad en el pie.
  • Durezas: se deben a un engrosamiento cutáneo en la planta del pie, debido a una presión constante sobre la zona.
  • Micosis de los pies o pie de atleta: una enfermedad infecciosa por hongos que suele presentarse, sobre todo, entre los dedos de los pies y debajo de las uñas. Concretamente, los diabéticos y personas que padecen de problemas circulatorios tienen un mayor riesgo de padecer esta afección.
  • Uña encarnada: cuando el extremo de una uña del pie se entierra en la carne blanda, causando dolor, enrojecimiento, inflamación e, incluso, una infección.
  • Juanete: una protuberancia ósea que aparece en la base del dedo gordo del pie, debido al desplazamiento fuera de su lugar de algunos de los huesos de la parte frontal del pie. Esta desviación de la articulación provoca el enrojecimiento de la piel sobre el juanete, además de dolor en la zona.

En muchos casos, los problemas en los pies empiezan siendo trastornos leves que no causan una gran molestia en las personas mayores. Sin embargo, ante cualquier señal inusual en alguna parte de estas extremidades es importante acudir al médico para tener un diagnóstico temprano y evitar que la afección se agrave.

Dificultades visuales

Entre las afecciones que pueden ser un obstáculo para la movilidad de las personas mayores y la realización de sus actividades diarias, las visuales son un problema notable. En este sentido, los problemas de la vista pueden hacer que los ancianos tengan dificultades a la hora de calcular distancias y diferenciar entre tonalidades.

Generalmente, las afecciones visuales limitan a los mayores cuando quieren hacer alguna gestión, ir a la compra o salir a pasear, ya que pueden no ver bien lo que están haciendo o por donde caminan.

Parkinson

Además del alzhéimer, el Parkinson es otra enfermedad neurológica que se presenta comúnmente en la tercera edad y que afecta a la movilidad de las personas mayores. Aunque este trastorno puede mostrar distintos síntomas e intensidades, estos son los más frecuentes:

  • Lentitud en los movimientos (bradicinesia).
  • Temblores.
  • Rigidez muscular.
  • Alteración del equilibrio.
  • Problemas de coordinación.

Debido a todos estos síntomas, algunos afectados por Parkinson sufren una limitación de su movilidad que, en una intensidad grave, puede llegar a resultar incapacitante.

Lesiones cerebrales

No solo las enfermedades neurológicas, lesiones cerebrales, como los derrames, también ponen en riesgo la movilidad de los mayores. Dependiendo de la gravedad y de la zona cerebral dañada, las consecuencias de estas afecciones pueden ser muy distintas.

Por ejemplo, una persona con un derrame cerebral que ha afectado a su función motora puede padecer de desequilibrio, dificultad para coordinar movimientos, mareos y problemas para caminar.

CUIDEO

Cómo hacer que los mayores mejoren su movilidad

Como hemos mencionado, la edad no es el único factor por el que dejan de caminar los ancianos. Esto significa que podemos llevar a cabo varias medidas para prevenir las causas por las que dejan de caminar los ancianos y para mejorar la movilidad en la tercera edad.

Pareja de personas mayores practicando yoga en un parque
El envejecimiento activo y un estilo de vida saludable ayudan a prevenir los factores por los que dejan de caminar los ancianos, mejorando su capacidad de movilidad y autonomía.

Dieta sana y equilibrada

Una buena alimentación es un hábito saludable fundamental para asegurar que nuestro organismo funcione correctamente, prevenir la malnutrición y evitar problemas para la salud que repercutan en las capacidades motrices.

Para ello, debemos seguir una dieta sana y equilibrada en la que abunden las frutas, los vegetales crudos y los cereales. También, es importante reducir todo lo posible el consumo de azúcar, harinas refinadas y sal.

Eliminar barreras en el hogar

Procurar que su casa sea segura, no solo mejora la movilidad de los mayores, también evita accidentes que puedan empeorar su condición. De hecho, las caídas son una de las razones de por qué dejan de caminar los ancianos, ya que pueden provocar fácilmente lesiones que les inmovilizan y reducen drásticamente su autonomía.

Por lo tanto, es importante minimizar los riesgos de accidente en el hogar, ya sea instalando una barra fija en la pared del baño, retirando cualquier obstáculo de las zonas de la casa por las que circulamos, manteniendo todo el espacio bien iluminado o cualquier otra medida para adaptar el entorno a las necesidades del mayor.

También, es importante utilizar bastón u otro método de apoyo, incluso en casa, si no tenemos la suficiente seguridad al caminar.

Actividad física de baja intensidad

La actividad física es otro hábito saludable fundamental para mejorar la movilidad de las personas mayores. Son muchos los beneficios de ejercitarse en la tercera edad, sobre todo, para el estado físico de las personas mayores.

Con una rutina de ejercicio diaria en personas mayores podemos evitar los efectos perjudiciales del sedentarismo, aumentar la masa muscular, fortalecer los huesos y potenciar la autonomía, es decir, mejorar y conservar la movilidad.

No obstante, es importante que los ejercicios estén adaptados a las condiciones físicas y de salud de los mayores para que no sufran lesiones por algún sobreesfuerzo. Para ello, es esencial empezar con actividades físicas moderadas e ir incrementando la intensidad de forma gradual.

Estimular la mente

Además de aumentar la masa muscular y mejorar la condición física, las personas mayores también necesitan ejercitar la mente para evitar problemas de movilidad. Es decir, mantener nuestro cerebro activo ayuda a prevenir ciertos trastornos neurológicos, retrasar el deterioro cognitivo, aumentar la autonomía y mejorar el estado de ánimo.

Como ejemplo, hay una gran variedad de juegos para ejercitar la memoria muy recomendables para incrementar nuestra calidad de vida y bienestar en la tercera edad. Asimismo, las personas mayores pueden realizar estas actividades con sus familiares o amigos, lo que fomenta la socialización y previene el aislamiento.

En general, llevar una vida activa, comer sano y entrenar la mente son las mejores acciones para prevenir o ralentizar el deterioro de las funciones motoras. Además, estas medidas permiten a los mayores conservar su autonomía y mejorar su calidad de vida.

Tratamientos para que una persona mayor vuelva a caminar

Aunque los hábitos saludables y el envejecimiento activo son esenciales para la salud y para conservar las funciones motrices el mayor tiempo posible, hay casos en los que es necesario un tratamiento para recuperar la movilidad en la tercera edad.

En primer lugar, lo más importante es contar con un diagnóstico para saber cuál es la terapia más adecuada para los problemas motrices del mayor. Es decir, son muchas las causas de por qué dejan de caminar los ancianos y para cada una el tratamiento es diferente.

Por este motivo, es fundamental acudir al médico para realizarnos revisiones periódicas y para hacernos un examen médico si notamos algo inusual en nuestras capacidades motrices. De esta forma, es posible conseguir un diagnóstico temprano que ayude a ralentizar el avance de la enfermedad y disminuir el deterioro de la movilidad de los mayores.

Por ejemplo, los servicios de teleasistencia domiciliaria dan la opción de añadir la modalidad de orientación médica telefónica, con la que las personas usuarias son atendidas 24 horas para resolver sus dudas sobre temas médicos genéricos.

Después de conocer cuál es la causa de estos problemas, ya sea gracias a una evaluación oftalmológica, un examen físico u otro tipo de pruebas, el profesional sanitario nos mandará el tratamiento más adecuado para que recuperemos la movilidad, estos algunos de los más frecuentes:

  • Terapia física.
  • Tratamiento farmacológico.
  • Cirugía.
  • Dispositivos de apoyo al caminar, como bastones o andadores.

Sea cuál sea nuestro caso, el especialista médico es el más indicado para diagnosticarnos y tratarnos, por lo que nunca debemos sacar conclusiones propias ni medicarnos por nuestra cuenta.

CUIDEO

Categorías

Últimas historias

¿Quieres recibir los mejores contenidos directamente en tu correo electrónico?

¡Suscríbete y recibirás consejos de salud, cuidados, alimentación y mucho más!