Logo Atenzia

Por qué se hinchan los tobillos

“¿Por qué se hinchan los tobillos?” es una pregunta bastante frecuente en la tercera edad. Aunque esta hinchazón se puede producir en cualquier etapa de nuestra vida, suele ser un problema habitual en la tercera edad. Por este motivo, es muy importante prestar especial atención a esta afección, ya que puede significar graves problemas de salud.

En este artículo, te contamos las causas y tratamientos para la hinchazón de tobillos en las personas mayores.

Causas comunes de los tobillos hinchados

Aunque, en la mayoría de los casos, la hinchazón se debe a una lesión o edema -acumulación de líquidos-, existen diversas causas que pueden llevar a tener los tobillos hinchados.

Inactividad

Estar mucho tiempo de pie como sentado es una de las causas de que los tobillos puedan hincharse. Esto se produce porque la inactividad provoca que los líquidos se acumulen en los pies lo que produce una hinchazón en toda la zona.

Lesiones 

Cuando se produce una lesión en el pie o tobillo, se puede experimentar inflamación en esa área. Normalmente, la lesión más común es el esquince de tobillo. Si se trata de un esguince leve, lo más aconsejable es:

Estar de pie durante mucho tiempo

Al igual que la inactividad, estar de pie mucho tiempo puede producir que se acumule líquido en la zona al no moverse.

Edad y embarazo

Durante el embarazo, el cuerpo produce más sangre y fluidos corporales para apoyar al feto en desarrollo. Por este motivo, la hinchazón es un efecto secundario común del embarazo, especialmente en el tercer trimestre.

Esta puede afectar los tobillos, los pies, las piernas, la cara y las manos y normalmente es inofensiva. Sin embargo, la inflamación repentina de las manos y la cara podría ser una señal de una afección llamada preeclampsia que pone en riesgo la vida.

Medicamentos

Existen determinados medicamentos que pueden hacer que los tobillos se hinchen como efecto secundario. Algunos de ellos son:

Condiciones de salud

Distintas afecciones y patologías como pueden ser una insuficiencia venosa -la sangre se acumula en las piernas y tobillos por el mal funcionamiento de las válvulas de las venas de las piernas- o tener trombos pueden provocar la hinchazón de piernas y tobillos.

Retención de líquidos

Normalmente, la hinchazón de tobillos se produce por la retención de líquidos o edema. Esta consiste en una acumulación anormal de líquidos debajo de la piel debido a un mal funcionamiento del sistema circulatorio y linfático, que limita la eficacia del sistema renal del cuerpo.

Este suele producirse por disfunciones del sistema circulatorio, aunque también puede deberse al incorrecto funcionamiento de los riñones o el hígado.

AENOR

El único reloj con Teleasistencia Certificada

Con el que siempre estarás en contacto gracias a su teléfono integrado, GPS, detector de caídas, apps de familiares y ayuda profesional las 24h

Saber más
Reloj Senzia

Tratamientos para los tobillos hinchados

Para reducir la hinchazón de los tobillos se pueden llevar a cabo diferentes acciones y pasos.

Reposo

Aunque es cierto que el ejercicio moderado es bueno para aliviar los tobillos hinchados, también es importante descansar. El reposo hace que disminuya la presión que causa el peso corporal sobre los tobillos y favorece la relajación muscular.

Actividad física

Practicar ejercicio físico moderado es uno de los mejores hábitos para reactivar la circulación sanguínea y prevenir la retención de líquidos. Algunos deportes que son muy buenos para reducir esta inflamación son la natación, montar en bicicleta, el yoga y pilates.

Sin embargo, si tienes los tobillos muy hinchados y sientes dolor, es posible que no puedas hacer ciertos movimientos de dichas actividades. Adáptalas a tu situación actual y a medida que mejores, podrás ampliar los ejercicios.

Además, una buena opción para las personas mayores es la de caminar de forma moderada durante 30 minutos al día.

huellas de pies
Los tobillos hinchados en las personas mayores pueden hacer su vida más complicada.

Compresión

Cuando se hinchan los tobillos, otra opción es la de utilizar medias de compresión. Este tipo de medias están pensadas para mejorar la circulación en las venas de las piernas. 

Estas aprietan suavemente las piernas para que la sangre circule hacia arriba. Esto ayuda a prevenir la hinchazón en toda la pierna y, en menor medida, los coágulos de sangre.

Elevación

Mantener las piernas elevadas mejora el flujo sanguíneo. Alzar las piernas por encima del nivel del corazón durante algunos minutos, ayudará a mejorar la circulación y reducir la inflamación de pies y tobillos.

Dieta 

Si sufres de tobillos hinchados es muy importante que realices cambios profundos en tu dieta para conseguir desinflamarlos.

Subscríbete a nuestra newletter

Conoce todas la novedades de nuestro blog de Teleasistencia y recibe información de interés sobre alimentación, salud, ocio y cuidados

Newsletter

Prevención de los tobillos hinchados

Aunque, como hemos visto, la hinchazón de tobillos se puede dar por diferentes razones y hay muchas de ellas difíciles de controlar, lo cierto es que hay ciertas cosas que se pueden hacer para prevenir y controlar la inflamación de esta zona.

Moverse

El movimiento no solo es beneficioso para perder peso y tonificar los músculos, también lo es para mejorar la circulación, aumentar la frecuencia cardíaca, la presión arterial y fortalecer el corazón.

Usar calzado cómodo

El calzado también puede ser una de las causas por las que se inflaman los tobillos. Procura usar zapatos holgados y, si tienen cordones, no los ates muy fuerte.

Beber agua

La Humanitas University sugiere que una de las recomendaciones más útiles a la hora de evitar la retención de líquidos es tomar de 1,5 a 2 litros de agua al día.

Evitar el calor excesivo

Una buena opción cuando se hinchan los tobillos es sumergir los pies en agua fría. Con tan solo unos minutos, podrás apreciar como la inflamación va disminuyendo.

Controlar el peso

El sobrepeso es un factor para sufrir la hinchazón de tobillos. Por ello, es importante controlar tu estado físico. Por ejemplo, al perder peso, las piernas soportan menos peso, en consecuencia, se desinflaman y no retienen líquido.

Controlar la presión arterial

Con pequeños gestos como son consumir poca sal, hacer ejercicio, dejar de fumar o descansar bien, se puede controlar en gran medida la presión arterial y así evitar la retención de líquidos y por tanto la hinchazón de tobillos.

Usar medias de compresión

Usar este tipo de medias hace que la sangre circule hacia arriba. Esto ayuda a prevenir la hinchazón en toda la pierna y los coágulos de sangre.

Disminuir la retención de líquidos

Aunque suene sorprendente, la retención de líquidos es un mecanismo de defensa de nuestro cuerpo. El organismo tiene miedo a no recibir suficiente hidratación y decide acumular líquidos para evitar un desajuste. Es una forma que tiene el cuerpo de recuperarse de la deshidratación. Sin embargo, esto no es algo cómodo de llevar y puede dar lugar a dolores.

A través de una alimentación sana, ejercicio regular o tratamientos de drenaje se puede luchar contra la retención de líquidos y evitar la hinchazón de tobillos.

Conclusión

El edema o la retención de líquidos es la causa más común por la que se produce la hinchazón de tobillos. Sin embargo, existen otro tipo de patologías que pueden producir la inflamación de esta zona.

Una alimentación saludable, el movimiento o la utilización de un calzado cómodo son algunas de las soluciones para mantener bajo control la hinchazón de tobillos.

Compartir:

Volver al blog

Siguiente entrada