Atenzia, empresa de servicios sociosanitarios
900 835 840
Llamada Gratuita
Lunes a Viernes de 9:00 a 21:00

¿Qué significa cuando una persona mayor tiene mucho sueño?

02/09/2020

El estrés, los cambios de rutina, los problemas de salud… en la actualidad son muchos los motivos que nos impiden descansar correctamente. Esta circunstancia no solo afecta a nuestro carácter, mostrándonos más susceptibles e irritables, sino también a nuestro rendimiento y a nuestro día a día.

Pero ¿qué significa cuando una persona mayor tiene mucho sueño? Es posible que se trate de hipersomnia, en este artículo te explicamos a qué se debe y cómo podemos prevenirla.

¿Qué es la hipersomnia?

La hipersomnia es un trastorno del sueño que, al contrario que el insomnio, provoca a quien la padece la necesidad constante de dormir a todas horas y que el sueño nocturno se prolongue más de lo habitual, llegando incluso a superar las 10 horas.

Esta alteración del sueño, sin razón aparente que la ocasione, puede originar limitaciones en el día a día y reducir el rendimiento a causa de la somnolencia y el cansancio que esta lleva asociada. El empeoramiento de la hipersomnia puede hacer que aparezcan trastornos del sueño más graves como la narcolepsia o el síndrome de Kleine-Levin, que afectan por completo en el día a día de los enfermos.

Síntomas

Aunque los síntomas relacionados con la hipersomnia pueden variar de una persona a otra, estos suelen orbitar sobre la señal principal de este trastorno: un cansancio constante y somnolencia excesiva.

A estos signos se le pueden sumar otros como la desorientación al despertarse, la ansiedad o la pérdida del apetito.

También, fruto del cansancio, la persona puede experimentar cambios en el comportamiento y carácter, con una mayor irritabilidad. Además, pueden ver mermadas sus relaciones sociales e incluso sus capacidades laborales e intelectuales.

Causas

Aunque las horas de descanso necesarias se mantienen constantes a lo largo de toda la etapa adulta, lo cierto es que las personas mayores suelen experimentar problemas en su descanso que les imposibilitan alcanzar estas 7 u 8 horas diarias.

El sueño en adultos mayores suele ser así menos profundo que en adultos más jóvenes, pudiendo desvelarse varias veces a lo largo de la noche. Sin embargo, también se puede producir el efecto inverso: mayores que duermen más tiempo del habitual y presentan somnolencia diurna; lo conocido como hipersomnia.

La hipersomnia puede deberse a numerosas causas desde patologías neurológicas, a enfermedades respiratorias, endocrinas o hepáticas. Debido al amplio abanico de razones que pueden provocarla, es fundamental detectar el origen a tiempo para determinar el tratamiento más efectivo, siendo estas algunas de las causas:

  • Lesiones cerebrales
  • Otros trastornos del sueño
  • Hiperglucemia
  • Fibromialgia
  • Ingesta de determinados fármacos
  • Predisposición genética
  • Insuficiencia cardiaca
  • Tumores
  • Procesos infecciosos
Establecer ciertas pautas puede ayudar a evitar trastornos del sueño como la hipersomnia

Además de la hipersomnia existen otros trastornos habituales en personas mayores que ocasionan alteraciones en el sueño:

  1. Trastornos respiratorios: La apnea del sueño es un problema que afecta a casi el 20% de las personas mayores y se caracteriza por la interrupción de la respiración mientras se duerme.
  2. Síndrome de piernas inquietas: Los dolores musculares u óseos, más habituales en edades avanzadas, pueden dificultar el descanso. Así, el mayor cambiará de postura en numerosas ocasiones a lo largo de la noche, complicando su descanso óptimo.
  3. Insomnio: Este trastorno, el más habitual en los problemas de descanso, se caracteriza por la dificultad para conciliar el sueño y que este sea de calidad. Una alteración que puede tener su origen en múltiples causas como el estrés, la falta de actividad o la ingesta de ciertos medicamentos, entre otros.
  4. Síndrome de fase adelantada de sueño: Las personas que padecen este trastorno sufren un cambio de su ritmo circadiano, produciéndose una liberación anticipada de la melatonina, u hormona del sueño, y un cambio de la temperatura corporal. Este síndrome se caracteriza por un adelanto del inicio o final del sueño con respecto a los horarios habituales.
  5. Parasomnia: Son movimientos o actos involuntarios durante el sueño que pueden provocar despertares parciales o inconscientes y que, por consiguiente, afectan a la calidad del sueño.

Tipos

Si alguna vez te has preguntado qué significa cuando una persona mayor tiene mucho sueño ahora ya lo sabes, se llama hipersomnia y se caracteriza por una somnolencia constante. Sin embargo, dependiendo de la duración del trastorno y la incidencia del sueño, puede ser de diferentes tipos:

  1. Recurrente: Es una forma de hipersomnia poco frecuente, se trata de la aparición de episodios de hipersomnia entre 1 a 10 veces al año con una duración que oscila desde pocos días a varias semanas. Durante estos episodios, el paciente puede llegar a dormir 20 horas diarias.
  2. Idiopática con sueño prolongado: La somnolencia excesiva y constante suele prologarse al menos durante tres meses de unas 12-14 horas de sueño diarias, con ninguno o escasos despertares. Se presenta además una gran dificultad para despertarse del sueño nocturno y de las siestas.
  3. Idiopática con sueño reducido: Aunque muy similar en forma y modo, presenta ciertas diferencias con el tipo anterior. En este caso el sueño suele durar entre 6 y 10 horas diarias. Los pacientes no presentan cataplejía, pérdida de la capacidad de movimiento a pesar de conservar la conciencia, pero sí pueden tener dificultad para despertarse tanto del sueño nocturno como de las siestas.
  4. Sueño insuficiente por comportamiento: Debido a comportamientos que nos impiden lograr la cantidad de sueño necesaria como el cuidado de los niños o motivos laborales.
  5. Otros tipos: Hipersomnia derivada de diferentes patologías, provocada por ingesta de fármacos o la ocasionada por algún trastorno mental.

Consejos para prevenir la hipersomnia

Aunque en algunos casos la hipersomnia no puede prevenirse, existen ciertas pautas saludables que podemos seguir y que nos pueden ayudar a evitarla:

  • No practiques ejercicio justo antes de ir a dormir, te resultará más complicado conciliar el sueño
  • Opta por cenas ligeras
  • Establece un horario para irte a dormir
  • Desconecta el teléfono móvil antes de ir a dormir
  • Evita hacer un repaso de las preocupaciones o estrés del día antes de dormir
  • Evita los ruidos y crea un ambiente relajado con una iluminación y ventilación adecuadas
  • Realizar ejercicios de respiración que te ayudarán a relajarte y a conciliar el sueño

Tips para hábitos de sueño para personas mayores

Una correcta higiene del sueño y unos hábitos de vida más saludables no son solo la clave para evitar la hipersomnia sino también para cualquier otro trastorno del sueño. Por eso si tienes problemas para conciliar el sueño, recuerda:

  • Hacer ejercicio de forma regular, pero no antes de dormir
  • Adaptar el espacio de descanso para dormir mejor. Mantén una temperatura e iluminación agradable, comprueba que la estancia tiene una buena ventilación y está libre de ruidos y asegúrate que la almohada y el colchón son cómodos
  • Revisar los medicamentos para comprobar si alguno de sus efectos secundarios puede afectar a tu descanso
  • Reducir el uso de pantallas antes de ir a dormir
  • Evitar las siestas
  • Consultar con un profesional ante cualquier síntoma de problemas en el descanso
  • Evitar la ingesta de líquidos antes de dormir y, de forma general, el alcohol y la cafeína

Ahora que ya sabes qué significa cuando una persona mayor tiene mucho sueño, puedes poner en práctica estos consejos para prevenir y tratar la hipersomnia y así mejorar el descanso del mayor.

Infórmate ahora