Atenzia, empresa de servicios sociosanitarios
900 835 840
Llamada Gratuita
Lunes a Viernes de 9:00 a 21:00

Ojos llorosos en personas mayores

23/11/2022

Aunque las irritaciones en los ojos pueden darse en cualquier edad y por múltiples causas, los ojos llorosos en personas mayores son muy comunes debido a que el envejecimiento es uno de los factores que más afecta a la visión. 

La vista es uno de los sentidos más importantes y más en la tercera edad, en la que nos podemos ver totalmente impedidos por tener problemas de visión, ya que además es habitual sufrir de otras patologías al mismo tiempo como la sordera que dificulta la comunicación con la persona afectada

Por ese motivo, cuando se ve damnificado, es fundamental conocer por qué ocurre para así frenar cualquier posible afección grave. En esta ocasión, te contamos las causas y soluciones de los ojos llorosos en personas mayores

¿Por qué las personas mayores suelen tener los ojos llorosos?

Es sabido que las lágrimas son esenciales para el correcto funcionamiento de nuestros ojos. Nos protegen de las pequeñas partículas que entran en ellos y los mantienen húmedos. Sin embargo, cuando el lagrimeo es constante, los irrita y da como resultado ojos "reumáticos". En otras palabras, el ojo tiene una apariencia algo cansada, enferma, decaída. 

Normalmente, en las personas mayores, los ojos llorosos se dan porque el cuerpo siente que están secos y para humedecerlos produce lágrimas. Incluso, pueden pasar por periodos de ojos secos seguidos de ojos llorosos. Esto se conoce como el síndrome del ojo seco y es muy común en los adultos mayores. 

Además, es innegable que la aparición de dispositivos como televisiones, móviles o tabletas han provocado un aumento de la sequedad de ojos y afecta a personas de todo rango de edad. Todos estamos expuestos a sufrir este tipo de patologías. 

Sin embargo, hay otras causas que pueden llevar a un exceso de secreción ocular en las personas de la tercera edad

CUIDEO

Posibles causas del exceso de lágrimas en los ojos

La causa más común para el lagrimeo, aparte de la sequedad de ojos, es el envejecimiento de la piel de los párpados. Esto hace que la piel se separe del globo ocular y que las lágrimas se acumulen y fluyan hacia fuera del ojo. 

También, puede darse una inflamación o infección de los bordes del párpado que puede bloquear los conductos de drenaje, lo que hace que las lágrimas salgan sin encontrarse ninguna barrera. 

Otra posible causa es la obstrucción de los conductos lagrimales. Mientras que en bebés esto puede darse porque los tengan subdesarrollados, en las personas mayores es habitual que se produzca por ser demasiado estrechos a causa de una hinchazón o inflamación. Si esto pasa, las lágrimas no podrán salir y darán esa sensación de ojo lloroso. 

Pero, además de estos casos, existen decenas de motivos por los que los ojos pueden estar llorosos como son una alergia, una conjuntivitis, un orzuelo o una úlcera en la córnea, entre otros. 

Independientemente de la causa, es importante tomar cartas en el asunto y buscar un profesional que nos pueda dar una solución si es algo que se produce repetidamente en el tiempo para evitar el riesgo de infección. 

Hombre con los ojos llorosos
Los ojos llorosos pueden producirse por una amplia variedad de patologías.

Tratamiento de los ojos llorosos en personas mayores

En casos leves, el médico puede recomendar no hacer nada excepto controlar el progreso. Sin embargo, todo depende de la causa del lagrimeo porque de ésta dependerá el tratamiento. 

  • En el caso de los ojos llorosos causados por una irritación, si no se aclaran por sí solos, puede ser necesario un tratamiento con antibióticos. 
  • Para los conductos lagrimales bloqueados, se puede realizar una cirugía para crear un nuevo canal entre los sacos lagrimales hacia el interior de la nariz a través de una dacriocistorhinostomía (DCR).
  • Si esta afección se produce por el hundimiento del párpado inferior o porque se ha movido hacia dentro, se puede resolver con una pequeña cirugía que no tiene ningún tipo de peligro ni dificultad. 
  • En el caso de una conjuntivitis, el médico suele recetar un medicamento teniendo en cuenta su causa.
  • Si los ojos llorosos se producen por problemas de visión mal corregidos, la solución es realizar una graduación correcta y recurrir a las gafas, lentillas o cirugía. 

Fuera del apartado profesional, siempre se pueden llevar a cabo distintas acciones en el día a día para mejorar esta afección como:

  • Tomar un descanso de pantallas (móvil, ordenador, libro electrónico, televisión...)
  • Echarse gotas para mantener los ojos húmedos si se sufre de ojos secos.
  • Usar un paño tibio y húmedo sobre los ojos para intentar liberar cualquier obstrucción.
  • Proteger los ojos en la calle con unas gafas de sol para evitar que entren partículas y se produzcan destellos indeseados.

Nuestros ojos son nuestro contacto con el mundo. Nos permiten conocer nuestro entorno para así evitar peligros y reconocer los caminos que son beneficiosos. Por ello, su cuidado es imprescindible desde pequeños para llegar a mayores con la mejor visión posible y una buena calidad de vida.

CUIDEO