Atenzia, empresa de servicios sociosanitarios
900 835 840
Llamada Gratuita
Lunes a Viernes de 9:00 a 21:00

¿Qué es el envejecimiento?

07/01/2021

Con el paso de los años, la vejez va estando más presente en nuestros pensamientos, preguntándonos cuáles van a ser los cambios que va a experimentar nuestro cuerpo y salud. Aunque todos tenemos una idea aproximada de lo que supone llegar a esta etapa, existen diferentes características que pueden llegar a condicionar los efectos de este crecimiento inevitable.

Por este motivo, es necesario conocer qué es el envejecimiento y cuáles son los factores que influyen en la calidad de vida de la tercera edad.

Definición de envejecimiento

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la vejez es una etapa que conlleva un descenso gradual de las capacidades físicas y mentales, ya que a lo largo del tiempo se acumulan una gran variedad de daños moleculares y celulares. En este sentido, a partir de cierta edad, es frecuente que la salud se debilite, aumentando la vulnerabilidad y la fragilidad de los mayores.

Aunque se trata de algo no deseado, es normal e inevitable sufrir ciertos cambios en nuestro organismo como consecuencia del paso de los años. Esto es considerado parte de lo que es el envejecimiento normal de las personas, caracterizado por un deterioro funcional y un aumento del riesgo a la enfermedad. Sin embargo, la edad no es el factor determinante para conocer los cambios que experimentaremos en la tercera edad, ya que cada uno vivimos y crecemos de forma diferente.

Al igual, en la vejez se dan otro tipo de síntomas que no se consideran parte del deterioro funcional natural. A pesar de que estas enfermedades o patologías que aparecen en la tercera edad dependen de varios factores, entre ellos la genética, y varias son comunes cuando envejecemos, la mayoría de ellas pueden prevenirse o al menos reducirse.

Factores que influyen

Como se ha mencionado anteriormente, el envejecimiento normal lleva consigo un desgaste inevitable de la salud, física y mental, pero hay otros aspectos que también influyen en la vida de las personas mayores y que pueden mejorar o empeorar nuestra vejez.

Aunque a medida que se envejece aumenta la probabilidad de experimentar varias afecciones al mismo tiempo, estos problemas de salud surgen por determinados factores, entre ellos: fragilidad de las articulaciones o huesos, pérdida de capacidad cognitiva, malos hábitos alimenticios o de consumo, el sedentarismo, la soledad y la falta de sueño.

En resumen, estos síndromes pueden predecir nuestro estado de salud y calidad de vida durante la vejez. Pero, además, también nos permiten conocer qué aspectos de nuestra vida debemos cambiar para conseguir un envejecimiento saludable, lo que supondría aplazar o disminuir los efectos menos deseados de la tercera edad.

De esta forma, aunque vayamos cumpliendo años, se puede mantener la salud física y mental, evitar los trastornos y continuar en un estado activo, evitando llegar a una situación de dependencia. Para obtener los beneficios del envejecimiento saludable estos son algunos de los hábitos saludables que debemos aplicar a nuestra vida:

Con todo esto, además de reducir el riesgo de padecer enfermedades, será posible tener un mayor control de las afecciones que podemos experimentar a medida que envejecemos. Por este motivo, es importante empezar cuanto antes a desarrollar estos hábitos saludables.

El entorno, es decir, el hogar, la comunidad y la sociedad, es una parte fundamental para garantizar el envejecimiento saludable.

¿Cuándo envejece una persona?

A pesar de que solemos considerar los 65 años como el comienzo de la vejez, no existe una edad concreta en la que empecemos a experimentar los cambios del envejecimiento. Además, el motivo de esta consideración no está basado en la biología, sino en la interpretación del fin de la etapa laboral por la jubilación como entrada a la tercera edad.

Sin embargo, la cuestión sobre cuándo envejecemos se puede responder de varias maneras:

Edad cronológica

Cuando hablamos de los años de una persona nos estamos refiriendo a su edad cronológica, la que representa el paso del tiempo. En principio, los años de vida y la salud no tienen que estar relacionados. Sin embargo, es cierto, que cuanto mayor sea nuestra edad, más posibilidades habrá de desarrollar alguna enfermedad.

Además, los problemas de salud son la principal causa de pérdida de independencia y funcionalidad durante la vejez. Por lo tanto, la edad cronológica puede servir como indicador para predecir algunas enfermedades.

Edad biológica

A la hora de referirnos a los cambios que sufre nuestro organismo con el paso de los años, estamos hablando de la edad biológica. Dado que estos cambios afectan de forma diferente a cada individuo, algunas personas envejecen más deprisa que otras, desde el punto de vista biológico, teniendo los mismos años.

En concreto, la mayoría de las diferencias notables en la edad aparente entre personas de edad cronológica similar son causadas por el estilo de vida, los hábitos y los efectos sutiles de ciertas enfermedades en lugar de por las diferencias en el envejecimiento real.

Edad psicológica

Por último, la edad psicológica se refiere a cómo se comportan y se sienten las personas. Se trata de uno de los conceptos más importantes, puesto que el cómo afrontamos mentalmente el envejecimiento influye en gran medida en la calidad de vida que tendremos durante esta etapa.

Esperanza de vida

La Organización Mundial de la Salud ha dado datos concretos sobre el envejecimiento de la población, resultado de una disminución de las tasas de fecundidad y aumento de la esperanza de vida. Concretamente, entre 2015 y 2050, las personas con más de 60 años en el mundo pasarán de ser 900 millones a 2000 millones, que en porcentajes supone un aumento del 12% al 22%.

Como consecuencia de estas cifras, se aproxima rápidamente el momento en que, por primera vez en la historia, el número de personas mayores superará al de jóvenes. Esta mayor esperanza de vida se puede entender por factores como:

  • Herencia.
  • Mejor estilo de vida.
  • Menor exposición a toxinas medioambientales.
  • Aumento y mejora de la atención sanitaria.

Pero, hay que tener en cuenta que todos estos datos no afirman que la salud de las personas mayores haya mejorado a lo largo de los años. En relación con esto, las enfermedades no transmisibles son el problema de salud que más afecta en la tercera edad.

Conclusiones

Cada vez es más común que las personas llegan a vivir más allá de los setenta años, aumentando la proporción de mayores de 60 años más rápidamente que cualquier otro grupo de edad. En este sentido, la población está experimentando un envejecimiento que da una mayor visibilidad y oportunidades a las personas mayores. A pesar de que esto supone un reto para la sociedad, estos años de vida adicionales pueden servir para realizar nuevas actividades que mejoren al máximo la salud y la capacidad funcional en la vejez.

Para ello, es necesario que los más mayores cuenten con entornos propicios e instrumentos que les permitan participar en la sociedad plenamente, pero con seguridad. Entre estas herramientas, la teleasistencia es un servicio fundamental para facilitar la independencia y la calidad de vida en la tercera edad. Por ejemplo, mediante la realización de actividades y la asistencia domiciliaria las 24 horas se evitan factores de riesgo como el sedentarismo y el aislamiento social.

Infórmate ahora