Atenzia, empresa de servicios sociosanitarios
900 835 840
Llamada Gratuita
Lunes a Viernes de 9:00 a 21:00

Teleasistencia en tiempos de coronavirus

02/10/2020

La crisis sanitaria provocada por la COVID-19 ha afectado a todos los niveles a la población en general pero especialmente a los mayores de 65 años. Este colectivo, considerado grupo de riesgo al sufrir los síntomas más graves de la enfermedad, también ha sido el más vulnerable a las consecuencias derivadas de la pandemia como el confinamiento.

En este escenario, la teleasistencia domiciliaria se ha convertido en un servicio esencial que se ha adaptado a las necesidades y limitaciones del momento manteniéndose al lado de los más vulnerables.

¿Por qué apostar por la teleasistencia en tiempos de coronavirus?

La teleasistencia es desde hace tiempo una de las principales ayudas para personas mayores al otorgar seguridad y tranquilidad en su día a día manteniendo al mismo tiempo su autonomía e independencia. Pero, además, en una situación límite por el aislamiento social derivado del confinamiento y el colapso de los recursos sanitarios y sociales, la teleasistencia se erigió como una prestación imprescindible ofreciendo compañía y atención a los principales grupos de riesgo.

En este sentido el servicio ayudó a la identificación, atención y seguimiento de las personas más vulnerables adaptándose a las necesidades nacidas de la pandemia:

Llamadas proactivas

El inicio del estado de alarma generó una gran incertidumbre entre nuestros más de 140.000 usuarios que se tradujo en un aumento considerable de las llamadas al Centro de Atención. Además de informar sobre emergencias, los usuarios también solicitaban información sobre el coronavirus y en ocasiones simplemente buscaban entablar conversación.

Atendiendo a las nuevas necesidades, reforzamos el programa de llamadas de seguimiento con el objetivo de conocer el estado de nuestros usuarios e identificar aquellos con mayor vulnerabilidad como las personas que vivían solas.

Monitorización y seguimiento

Tras detectar y atender las necesidades de los usuarios, se realizaron tareas de monitorización con el objetivo de prevenir posibles emergencias y actuar a tiempo.

En este sentido se realizó un seguimiento exhaustivo a aquellos usuarios con sintomatología compatible con COVID-19, enfermos o en contacto directo con un enfermo de coronavirus para revisar su evolución y poder detectar cualquier empeoramiento en su estado.

Tranquilidad de los familiares

El confinamiento provocó que muchos mayores que vivían solos se quedasen aislados en sus hogares sin poder recibir la visita de familiares. Esta situación unida a que los mayores de 65 años son el grupo de mayor riesgo ante el coronavirus, aumentó la sensación de soledad al tratar de reducir al máximo su contacto con cualquier otra persona.

Así la teleasistencia ofreció tranquilidad a familiares y usuarios al realizar llamadas de seguimiento y ofrecer atención 24 horas ante cualquier problema que el usuario reportase.

Gestión del duelo

La pérdida de un ser querido es siempre un proceso duro. Sin embargo, la situación excepcional vivida por la pandemia y las limitaciones y medidas implantadas para evitar su avance, agravaron todavía más el duelo y las secuelas en familiares de fallecidos por COVID-19.

Por este motivo pusimos en marcha un programa de acompañamiento en el duelo dirigido a personas usuarias y familiares. Con este servicio, realizado por un equipo de psicólogos, se buscaba la atención y acompañamiento en el proceso de duelo y ofrecer los recursos necesarios para minimizar las secuelas.

Contacto directo

Para poder garantizar la atención necesaria a nuestros usuarios, seguimos ofreciendo el servicio con normalidad, reforzando las llamadas de seguimiento para detectar cualquier anomalía o vulnerabilidad, pero tratando de reducir el contacto al máximo para disminuir así también el riesgo de contagio.

En este sentido en las instalaciones realizadas durante estos meses se priorizó el alta con equipos autoinstalables, que se ponen en marcha con solo enchufarlos, poniendo también un número de teléfono a disposición de aquellos usuarios que aun no contasen con el dispositivo para informar sobre cualquier emergencia.

Además, para la atención domiciliaria de aquellas emergencias que así lo requiriesen, dotamos a nuestros profesionales de Unidad Móvil de todos los EPIS (Equipos de Protección Individual) necesarios para garantizar la seguridad de usuarios y trabajadores. 

Auge de la teleasistencia durante la pandemia

El esfuerzo colectivo permitió garantizar la atención a colectivos especialmente vulnerables como los mayores de 65 años. Así, con el colapso de otros recursos sanitarios y sociales, la teleasistencia se erigió como un servicio clave.

Además de las labores de atención y acompañamiento, la teleasistencia jugó también un papel fundamental en la prevención, identificación y coordinación de emergencias. Su capacidad de adaptación y reorganización han hecho que tanto la población en general como los organismos gubernamentales vean todo el potencial de un servicio que, a pesar de llevar años demostrando su importancia en la sociedad y en la autonomía y atención de los mayores, se ha visto reconocido y valorado en una situación tan excepcional.

Si quieres saber cómo solicitar teleasistencia o tienes cualquier otra duda, llama gratis al 900 835 840, estaremos encantados de ayudarte.

Infórmate ahora