Atenzia, empresa de servicios sociosanitarios
900 835 840
Llamada Gratuita
Lunes a Viernes de 9:00 a 21:00
COVID-19
PROTOCOLO COVID-19. Cuidamos de ti aplicando medidas que garantizan tu seguridad y la de nuestros trabajadores

Cómo saber si tengo coronavirus

05/03/2021

Imagen microscópica del coronavirus, llamado así por su forma semejante a una corona

La crisis sanitaria derivada de la COVID-19 ha hecho necesario conocer los aspectos de este virus y cómo puede llegar a afectarnos. Sin embargo, aún existe cierto desconocimiento sobre el origen, las causas y los principales síntomas de esta nueva enfermedad, lo que nos hace preguntarnos cómo saber si tengo coronavirus.

En este artículo explicamos todo lo relativo a la familia de los coronavirus y, sobre todo, al COVID-19. Asimismo, te contamos cuáles son las vacunas que han sido aprobadas hasta ahora para este virus y sus principales características.

Qué es

Los coronavirus son una familia de virus que pueden ocasionar diversas afecciones, desde leves hasta otras más graves. Gran parte de los coronavirus no son peligrosos y se pueden tratar de forma eficaz.

El coronavirus debe su nombre al aspecto que presenta, ya que la superficie del virus tiene puntas en forma de corona. Estos pueden causar enfermedades en animales, pero no todos infectan a los humanos y muchos de ellos solo producen un tipo común de resfriado.

Concretamente, las afecciones más graves causadas por coronavirus han sido consecuencia de dos tipos concretos: el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) y el síndrome respiratorio agudo y grave (SARS).

En concreto, la COVID-19 es un nuevo brote de este tipo de virus, el SARS-Cov-2, que fue localizado por primera vez en diciembre de 2019, en la ciudad china de Wuhan.

Causas

La COVID-19 puede transmitirse por una persona contagiada a través de las gotículas respiratorias que se generan al toser o estornudar. Por este motivo, es importante distancia y utilizar mascarilla, entre las cuales hay que tener en cuenta:

  • Mascarillas recomendables para la población en general: en general, el método de protección frente a la COVID-19 más efectivo son las mascarillas higiénicas y quirúrgicas. Estas son muy útiles para evitar contagios, debido a que protegen a los demás, aunque no sirven para protegernos a nosotros mismos.
  • Mascarillas recomendables para la población de riesgo: en el grupo de población de riesgo se encuentran los sanitarios, cuidadores, personas mayores de 65 años y personas con patologías crónicas, entre otros. Para ellos, lo más recomendable es usar mascarillas FFP2 y FFP3, ya que no solo protegen a las demás, sino que también protegen a uno mismo.
  • Mascarillas si no se tienen de las recomendables: aquí se encuentran las mascarillas caseras y antipolvo PM2,5. Esto se debe a que al igual que las quirúrgicas, protegen a los demás y no a uno mismo, pero con una eficacia menor.
  • Mascarillas no recomendables: por último, las mascarillas FFP2 y FFP3 con válvula son las menos recomendadas ya que, al contrario que las anteriores, estas solo protegen a quien la lleva y no evitan contagiar si se tiene COVID-19.

También es posible contagiarse al tocar algún objeto o superficie contaminada por estas gotículas y posteriormente tocarse la nariz, la boca o los ojos.

Principales síntomas

Una vez hemos estado expuestos al virus, hay dos opciones. Una de ellas es que seamos asintomáticos y otra es que experimentemos alguno de los síntomas que aparecen de 2 a 14 días después de habernos contagiado. Por este motivo, es importante conocer cuáles son los síntomas del COVID-19, los cuales varían desde los más comunes y leves hasta otros más graves y poco frecuentes. La mayoría de las personas que se contagian presentan síntomas de intensidad leve o moderada, y se recuperan sin necesidad de hospitalización.

En primer lugar, los síntomas más comunes son:

  • Tos.
  • Cansancio.
  • Fiebre.
  • Dolor de garganta.

Entre otros los síntomas menos comunes podemos encontrar:

  • Erupción en la piel.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Diarrea.
  • Dolores musculares.
  • Dolor de cabeza.
  • Escalofríos.
  • Conjuntivitis.
  • Pérdida del gusto o del olfato.

Asimismo, existen otros síntomas más graves y poco frecuentes:

  • Falta de aliento o dificultad para respirar.
  • Dolor o presión en el pecho.
  • Incapacidad para hablar o moverse.

Respecto a los grupos de riesgo, las personas mayores tienen un mayor peligro de presentar una afección grave a causa de la COVID-19. Esto se debe a que hay una serie de enfermedades propias de la tercera edad que aumentan el riesgo de padecer una enfermedad grave a causa del virus. Estas son algunas patologías que conllevan un factor de riego ante el COVID-19:

  • Enfermedades cardíacas graves.
  • Cáncer.
  • Tabaquismo.
  • Enfermedades pulmonares crónicas.
  • Diabetes tipo 2.
  • Obesidad.
  • Enfermedad renal crónica o hepática.
  • Asma.
Primer plano de una mujer con mascarilla, forma de prevenir contagiarse de coronavirus
Conociendo todos los síntomas puedo saber si tengo coronavirus e, incluso, cuando debo acudir al médico, si son graves, o quedarme en casa, si son moderados.

Prevención

Antes de tener que preguntarnos cómo saber si tengo coronavirus, existen una serie de medidas que podemos seguir para prevenir contagiarnos. Entre las precauciones que se pueden tomar, las más recomendables son:

  • Mantener la distancia de seguridad (2 metros).
  • Lavarse las manos con frecuencia con agua y jabón por lo menos por 20 segundos.
  • Procurar usar un desinfectante para manos que contenga al menos 60% de alcohol.
  • Cubrirse la boca y la nariz al toser o estornudar con el codo o un pañuelo desechable.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz, y la boca.
  • Evitar compartir objetos de la casa (platos, vasos, toallas, …) si estás enfermo.
  • Limpiar y desinfectar con frecuencia las superficies que se tocan (pestillos de las puertas, interruptores de luz, dispositivos electrónicos y encimeras).
  • No salir de casa si se tiene algún síntoma de COVID-19, salvo para recibir atención médica.

En el caso de pertenecer al grupo de personas en situación de riesgo por COVID-19, que se ha mencionado anteriormente, debemos hablar con un doctor sobre otras maneras de protegernos que sean lo más efectivas para nuestra situación concreta.

Diagnóstico

Respecto al diagnóstico del virus, la presencia de infección por coronavirus se comprueba mediante una muestra de nariz y garganta (nasofaríngea) o de sangre. Aunque este es el método diagnóstico más común, existen distintos tipos de test relacionados con el COVID-19, como son:

  • Tomografía de tórax: determina los síntomas de neumonía, así como otros análisis de coagulación de sangre, un análisis bioquímico y un conteo sanguíneo.
  • Pruebas de anticuerpos: muestra si tuviste la COVID-19 en el pasado y ahora tienes anticuerpos contra el virus.
  • Control de la temperatura: mediante cámaras térmicas y termómetros digitales, se vigila la llegada de viajeros procedentes de zonas afectadas en los aeropuertos, detectando posibles casos de coronavirus que presenten el síntoma de la fiebre.

En cuanto a los resultados, hay dos tipos de pruebas de diagnóstico: pruebas rápidas, con las que podemos tener los resultados en menos de una hora o el mismo día; y pruebas para las que se necesitan mandar las muestras a un laboratorio externo, con las que los resultados pueden tardar unos días. Hacerte una u otra prueba depende del centro de salud al que acudas.

Vacunas

Hay numerosas vacunas desarrolladas, muchas de las cuales se encuentran en las últimas fases de investigación y algunas ya han sido aprobadas y se están administrando a la población de más riesgo en diferentes países.

​​​​Por ahora, son cuatro las vacunas COVID-19 que se han autorizado en Europa y Estados Unidos, la de Pfizer, Moderna​​, Janssen y AstraZeneca. La primera en llegar al mercado fue la vacuna de Pfizer, con una efectividad confirmada del 94%.

Asimismo, con la vacuna de Pfizer-BioNTech, la de AstraZeneca y la de Moderna se necesitan dos dosis para tener mayor protección.

  • Pfizer: las dosis se deben aplicar con un intervalo de 21 días.
  • Moderna: las dosis se deben aplicar con un intervalo de 28 días.
  • AstraZeneca: las dosis se deben aplicar con un intervalo de 21 a 84 días.

Es cierto que podemos recibir la segunda dosis hasta 42 días después de haber recibido la primera dosis. Sin embargo, no debemos ponernos esta segunda vacuna antes del intervalo recomendado.

Por otra parte, a pesar de haber recibido las dos dosis de la vacuna, una en el caso de la de Janssen, debemos seguir las recomendaciones de prevención que hemos explicado antes, como usar la mascarilla, mantener la distancia de seguridad, lavarnos las manos con frecuencia y otras.

Además de la pregunta de cómo saber si tengo coronavirus, conocer cómo funcionan las vacunas contra el covid-19 también ayuda a evitar la propagación del virus.

Categorías

Últimas historias

¿Quieres recibir los mejores contenidos directamente en tu correo electrónico?

¡Suscríbete y recibirás consejos de salud, cuidados, alimentación y mucho más!

Infórmate ahora