Atenzia, empresa de servicios sociosanitarios
900 835 840
Llamada Gratuita
Lunes a Viernes de 9:00 a 21:00
COVID-19
PROTOCOLO COVID-19. Cuidamos de ti aplicando medidas que garantizan tu seguridad y la de nuestros trabajadores

Libros para personas mayores: Cómo elegir el adecuado

03/06/2022

Mujer mayor leyendo un libro sentada en una butaca de su casa al lado de la ventana

Con el fin de la etapa laboral, las personas de la tercera edad obtienen una mayor cantidad de tiempo libre, lo que puede ser una oportunidad o algo perjudicial. En este sentido, tras la jubilación, los adultos mayores pierden su rutina diaria y pueden llegar a aburrirse en muchos momentos de su día a día, aumentando el riesgo de caer en el sedentarismo y el aislamiento social.

Por este motivo, el ocio es un aspecto clave en esta etapa, ya que no solo evita el aburrimiento, también fomenta el envejecimiento activo. De hecho, una de las bases de este tipo de envejecimiento es la estimulación cognitiva, un buen hábito que ayuda a mejorar en gran medida la salud mental de las personas mayores, así como la salud física y emocional.

Entre las actividades de ocio que pueden mejorar el funcionamiento cognitivo, la lectura es una de las más recomendadas, sobre todo, para los adultos de edad avanzada. En este artículo te mostramos los beneficios de los libros para las personas mayores y recomendaciones para fomentar esta afición en la tercera edad.

Beneficios de la lectura para las personas mayores

Como hemos mencionado, la lectura es una de las actividades más recomendables en la tercera edad por los muchos beneficios que aporta a la salud y el bienestar de los ancianos.

En este sentido, leer de forma habitual, junto a otros buenos hábitos que son parte de un envejecimiento saludable, puede ayudar en gran medida a que los mayores disfruten de la vejez con calidad de vida.

A continuación, te dejamos los principales beneficios de los libros para las personas mayores.

La lectura ayuda a la activación cerebral

Principalmente, la lectura es una de las actividades más comunes para mantener activa la mente. De hecho, son muchas las partes que se utilizan del cerebro al leer. Mediante esta estimulación cognitiva, se obtienen beneficios como la prevención de enfermedades neurológicas y la reducción del deterioro de las funciones mentales, entre muchas otros.

Por este motivo, aunque la lectura es esencial a cualquier edad, en el caso de las personas mayores, les ayuda a proteger el cerebro de afecciones frecuentes en la tercera edad, como la demencia o el alzhéimer, además de mejorar su salud mental, bienestar y calidad de vida.

Mantiene el proceso mental de comprensión

A parte de activar el cerebro, el ejercicio mental que hacemos al leer ayuda a mantener y mejorar la comprensión.

Concretamente, la lectura comienza con la recopilación de información, a través de los ojos, para luego ser transmitida a las regiones cerebrales que se encargan de interpretar el significado del conjunto de letras, palabras y frases (parte izquierda del cerebro).

Al realizar todo este proceso, los mayores ejercitan varias funciones cognitivas, ayudándoles a conservar o, incluso, mejorar, su capacidad de identificar y comprender lo que están leyendo.

Aumenta la capacidad de concentración

Debido a la atención que requieren los libros para poder comprender lo que se lee, la capacidad de concentración es otro aspecto cognitivo que se beneficia al realizar esta actividad.

Se trata de una ventaja muy relevante, debido a la frecuencia con la que se sufren problemas de concentración en la tercera edad, generalmente, como consecuencia del deterioro cognitivo.

Mejora la memoria

A parte de repercutir en la atención, el deterioro cognitivo también puede afectar a la memoria. Por este motivo, la lectura es muy recomendable, ya que se trata de una actividad que estimula la memoria y ayuda a asentar mejor los recuerdos.

Asimismo, entre las actividades para mejorar la memoria en la tercera edad, crear un diario autobiográfico es un ejemplo de pasatiempo muy beneficioso y recomendable. Generalmente, recopilar experiencias y acontecimientos pasados ayuda a trabajar esta capacidad, además de mejorar el estado de ánimo y autoestima de las personas mayores.

Aumenta la creatividad y la imaginación

A diferencia de un vídeo, película u otro contenido audiovisual, los libros no tienen o tienen muy pocas imágenes. De esta forma, las imágenes de lo que se va leyendo se crean en la mente, fomentando la creatividad y la imaginación.

Incrementa la empatía

Las emociones que se experimentan al leer son un estímulo para mejorar las capacidades sociales, sobre todo, la empatía. En este sentido, los libros permiten vivir nuevas historias y ponerse en la piel de cada personaje.

De esta forma, la lectura aumenta la capacidad de acercarse emocionalmente a otras personas, lo que ayuda a comprender y empatizar más con las circunstancias y sentimientos de los demás.

Entretenimiento

Sumado a todos los beneficios anteriores, la lectura es también una afición divertida con la que las personas mayores pueden disfrutar de su tiempo libre.

Como hemos mencionado, tras la jubilación, las personas adquieren una mayor cantidad de tiempo libre que puede conllevar muchos momentos de aburrimiento. En estos casos, leer ayuda a los adultos mayores a mantener la mente ocupada y, además, aumenta su sensación de bienestar y autoestima.

Evita la soledad

Otro de los grandes problemas comunes en la tercera edad es la soledad no deseada, una enfermedad silenciosa que puede provocar graves consecuencias en la salud de las personas mayores. Generalmente, realizar actividades lúdicas puede reducir en gran medida el riesgo al aislamiento social.

En el caso de la lectura, se trata de un pasatiempo que absorbe y permite olvidar el sentimiento de soledad. Asimismo, existen actividades socioculturales y programas creativos que las personas mayores pueden hacer en grupo, lo que fomenta las relaciones sociales, previene el aislamiento y mejora la calidad de vida en la tercera edad.

De hecho, servicios como la teleasistencia ofrecen actividades de ocio para fomentar el envejecimiento activo entre sus usuarios, en los que se incluyen talleres de escritura y de lectura para adultos mayores.

Ayuda a dormir

Los trastornos del sueño son un problema frecuente en la tercera edad y las pautas de higiene del sueño son fundamentales para combatir estas afecciones. Asimismo, leer un poco antes de dormir puede ayudar a las personas mayores a conciliar el sueño, ya que se trata de una actividad relajante, que reduce el estrés y destensa los músculos.

CUIDEO

Cómo mantener el hábito de lectura

Debido a los múltiples beneficios de los libros para las personas mayores, es fundamental contar con un hábito de lectura en la tercera edad. Sin embargo, el proceso cognitivo necesario para leer puede verse afectado con el paso de los años, lo que puede hacer que los mayores abandonen la lectura.

En este sentido, hay una serie de medidas que pueden animar a los mayores a leer, entre las que recomendamos:

  • Optar por lecturas de varias temáticas: buscar libros y textos de diferentes géneros, ya que evita que se aburran de leer siempre lo mismo y ayuda a aumentar las conexiones nerviosas.
  • Seleccionar un formato adecuado: pueden ser textos en papel o formato electrónico, pero lo esencial es elegir el formato que el mayor prefiera y al que mejor se adapte.
  • Leer cuando se quiera: lo más recomendable es aprovechar los momentos en los que apetezca pasar el rato con un libro. Es decir, no importa si se lee unos minutos o varias horas, disfrutar de la lectura es más importante que acabarla cuanto antes.
  • Elegir una buena postura: ponerse cómodo a la hora de leer es esencial para poder disfrutar del momento lo máximo posible. Además de tener una postura adecuada, el asiento debe ser bueno y estar en un sitio con luz. También, es posible acompañar la lectura con algo para tomar y música relajante.
  • Compartir lo que se aprende: el ejercicio de explicar un libro, su trama y las emociones que se han experimentado al leerlo, no solo ayuda a la estimulación cognitiva, también mejora la comunicación y fomenta las relaciones sociales.
Hombre mayor leyendo el periódico sentado en la terraza de una cafetería
No solo es recomendable un libro para personas mayores, leer el periódico, revistas o cualquier otro tipo de texto también es beneficioso para ellos.

Recomendaciones de cómo debiera ser el libro

Generalmente, elegir un libro para personas mayores que no suelen leer es más complicado que si son aficionadas a la lectura. De hecho, si solemos leer, es normal tener ciertos géneros de lectura o autores que nos gustan más que otros. En este sentido, elegir una lectura que le guste a la persona mayor es la mejor opción para que disfruten de esta actividad.

Sin embargo, cuando se trata de escoger las lecturas más adecuadas para la tercera edad, hay una serie de pautas generales que se deben tener en cuenta, más allá de los gustos personales.

Cuál es el tamaño y peso ideal

Aunque no siempre se tiene en cuenta, las proporciones de los libros para personas mayores es un aspecto muy importante. Es decir, en la tercera edad es frecuente tener ciertos problemas de movilidad en los brazos, además de sufrir una pérdida de masa muscular, lo que puede dificultar el agarre de tomos de gran tamaño y peso.

Si el libro es para una persona mayor que no tiene dificultades a la hora de manejar las nuevas tecnologías, los libros electrónicos pueden ser una buena opción por su peso ligero y diferentes tamaños.

Tamaño de la letra

Al igual que la movilidad y fuerza de los brazos, la visión es otro aspecto que se suele ver afectado con el paso de los años. Por este motivo, los libros para personas mayores deben tener un tamaño de letra adecuado para que puedan comprender lo que leen y sin tener que forzar la vista.

Sin embargo, en ocasiones, los libros con letra grande tienen también un tamaño y peso demasiado elevado para los adultos mayores. En estos casos, los e-books pueden ser, nuevamente, una buena elección porque permiten ajustar el tamaño de la letra, sin cambiar las proporciones del libro electrónico.

Tener en cuenta el tono de redacción, además del argumento

Además de ser más vulnerables a ciertas enfermedades crónicas, las personas mayores tienen un riesgo mayor a sufrir algún trastorno del estado de ánimo, como depresión o ansiedad. En este sentido, entre los factores que afectan a la salud mental de las personas mayores, los libros con un tono pesimista pueden llegar a repercutir en el autoestima y visión de futuro de los ancianos.

Por este motivo, no solo es importante que el argumento de la lectura sea del interés y del gusto del mayor, también debe tener un tono adecuado para su estado anímico. Concretamente, los libros de ficción de tono positivo o humorístico son los más recomendables, sobre todo, si el adulto está pasando por alguna situación adversa que afecta a su ánimo y quiere leer para evadirse durante un rato de la realidad.

Algunas lecturas recomendadas para mayores

Como hemos explicado en los puntos anteriores, no se trata solo de elegir un libro u otro tipo de texto según los gustos de la persona mayor. Asimismo, hay una serie de libros que son recomendables para personas mayores porque cuentan con protagonistas de edad avanzada que muestran la vejez desde una perspectiva positiva y muy alejada de los estereotipos del envejecimiento que se pueden encontrar en otros textos y materiales audiovisuales.

En este sentido, hay libros como “La banda de jubilados que cantó dos veces bingo”, de Ingelman Sundberg, o “Dame un respiro”, de Aurélie Valognes, que relatan historias de ficción desde el humor y que contienen mensajes optimistas.

Por otra parte, existen una serie de títulos enfocados en hacer reflexionar y aconsejar a las personas mayores de 60 años para ayudarles a afrontar la vejez con buena actitud y positividad. Entre este tipo de lecturas para la tercera edad, destacamos:

  • “¿Viejo yo?” de Ramón Sánchez Ocaña.
  • “La vejez positiva: Nunca es tarde para ser feliz” de Alfonso J. Cruz Jentoft.
  • “Jubilación. La Psicología de reinventarse” de Kenneth Schultz.
  • “Todavía puedo” de José María Carrascal.
  • “Lo mejor está por llegar” de Antonio Vázquez.

Gracias a todos estos tipos de lecturas, las personas mayores pueden expandir su experiencia más allá de su vida diaria, obteniendo una nueva y satisfactoria perspectiva de la tercera edad.

También hay una serie de lecturas, igualmente beneficiosas para las personas mayores, que tratan de estimular otras aficiones: libros de cocina, cuadernos de manualidades, guías turísticas, lecturas con curiosidades históricas, etc.

CUIDEO

Categorías

Últimas historias

¿Quieres recibir los mejores contenidos directamente en tu correo electrónico?

¡Suscríbete y recibirás consejos de salud, cuidados, alimentación y mucho más!