Atenzia, empresa de servicios sociosanitarios
900 835 840
Llamada Gratuita
Lunes a Viernes de 9:00 a 21:00
COVID-19
PROTOCOLO COVID-19. Cuidamos de ti aplicando medidas que garantizan tu seguridad y la de nuestros trabajadores

Por qué se produce hinchazón en las piernas en personas mayores

28/11/2021

Mujer mayor, que sufre de hinchazón en las piernas, mojándose los pies en el mar

Sufrir de hinchazón en las piernas es común en personas mayores debido a una serie de factores relacionados con la edad y con el estilo de vida.

A pesar de que se trata de un problema frecuentemente indoloro y poco preocupante, hay casos en los que la hinchazón puede ser una señal de un trastorno más grave y perjudicial para la salud.

Por este motivo, es importante conocer por qué se hinchan las piernas de las personas mayores y qué podemos hacer para prevenir esta afección en la tercera edad.

¿Qué es la hinchazón de piernas en adultos mayores?

La hinchazón de piernas es un síntoma clínico que se caracteriza por el aumento del volumen de una parte del cuerpo, específicamente, situada en la zona inferior, ya sea en los muslos, pantorrillas, tobillos o pies.

En el caso de las personas mayores, se trata de un padecimiento muy común y que puede llegar a provocar sensación de pesadez y cansancio. Con el paso de los años, los síntomas de las piernas hinchadas se pueden agudizar, llegando a afectar la capacidad de los adultos mayores a la hora de realizar ciertas tareas diarias.

Por este motivo, es importante tener un control médico si sufrimos recurrentemente de hinchazón en las piernas, ya que esta afección puede llegar a tener graves consecuencias si no se trata adecuadamente.

Además, acudir a un profesional sanitario puede ayudar a detectar o descartar si la hinchazón se debe a algún trastorno peligroso para la salud, como una enfermedad cardíaca o un coágulo de sangre.

CUIDEO

Síntomas de la hinchazón de piernas en el adulto mayor

Como ya hemos mencionado, la hinchazón provoca un aumento del volumen del tejido afectado y un enrojecimiento de la zona.

A parte de estos cambios físicos, pueden presentarse otros signos que también son comunes cuando se hinchan las piernas, sobre todo, de personas mayores, entre ellos:

  • Cansancio y pesadez al realizar actividades básicas.
  • Hormigueo en las piernas.
  • Calambres nocturnos.
  • Aparición de varices y trombosis venosas.
  • Dificultad para caminar y moverse con normalidad.

Hay que señalar que es fundamental contarle a nuestro médico de cabecera si tenemos alguno de estos síntomas para que no empeoren y pongan en riesgo nuestra salud.

Sin embargo, debemos buscar atención médica de emergencia si, además de sufrir hinchazón en las piernas, presentamos alguno de los siguientes síntomas:

Conociendo todos estos síntomas es posible detectar el problema a tiempo y evitar que esta afección repercuta en el bienestar y calidad de vida de las personas mayores.

Causas de los pies hinchados en personas mayores

Generalmente, los motivos de por qué se hinchan las piernas personas mayores son comunes, fáciles de identificar y no suponen un peligro para la salud. Sin embargo, aunque es menos frecuente, también es posible que la hinchazón sea un síntoma de algún trastorno grave.

Por este motivo, aquí tienes las principales causas de la hinchazón de piernas en la tercera edad. No obstante, si tenemos alguna duda sobre nuestra salud en general y, específicamente, de nuestras piernas, deberemos acudir al médico para tener un diagnóstico fiable.

Persona mayor con las piernas hinchadas recibiendo un masaje en los muslos
Aunque los motivos detrás de por qué se hinchan las piernas personas mayores no suelen ser graves, debemos buscar atención médica si la hinchazón sucede de forma repentina y sin razón aparente.

Edema

Entre los motivos de por qué se hinchan las piernas en personas mayores, uno de los más comunes son los edemas, es decir, la acumulación anormal de líquidos.

Concretamente, esta retención de líquidos puede deberse a dos motivos, por una alteración del sistema linfático (edema linfático) o por causas ajenas al sistema linfático (edema dinámico), como un golpe, trombos, embarazo, postparto, etc.

En el caso de las personas mayores, con la edad es frecuente que el sistema linfático sufra cierto desgaste, al igual que la función renal, lo que causa una disminución de la filtración de líquidos.

Esta retención se acumula en el tejido celular subcutáneo de las extremidades inferiores, como consecuencia de la gravedad, provocando un edema en las piernas, pies y tobillos que, en situaciones avanzadas, puede llegar a extenderse a los muslos y la zona baja del abdomen.

Mala circulación por insuficiencia venosa

Al igual que en el caso del edema linfático, la insuficiencia venosa crónica también es un trastorno frecuente en adultos de edad avanzada. Esto se debe a que el envejecimiento conlleva una cierta pérdida de elasticidad de las válvulas venosas, lo que repercute en el flujo de sangre.

Como consecuencia, el sistema circulatorio no bombea la sangre con suficiente presión y una parte queda retenida en las piernas, generando hinchazón y enrojecimiento en la zona.

Lesión en pies o tobillos

Tras una lesión, debido a una caída u otro accidente, es posible que la zona donde se ha producido el golpe se hinche y enrojezca. Además de la hinchazón, también podemos sentir dolor o rigidez.

Si este es el caso, puede significar que nos hemos roto un hueso o se ha producido un desgarro en el tendón o ligamento del músculo.

Además de por una lesión, la hinchazón de las piernas también puede deberse a una inflamación como consecuencia de un trastorno inflamatorio, por ejemplo, la artritis reumatoide.

Uso de medicamentos

Otra de las posibles causas, encontramos el consumo de ciertos medicamentos. En este sentido, hay fármacos que son utilizados por personas mayores de forma frecuente, ya que forman parte del tratamiento de algunas enfermedades comunes en la tercera edad, y que pueden causar que se hinchen las piernas.

Entre estos medicamentos se encuentran:

  • Fármacos para la presión arterial alta.
  • Antiinflamatorios.
  • Esteroides.
  • Hormonas, como el estrógeno y testosterona.
  • Algunos medicamentos para la diabetes.
  • Antidepresivos.

Por este motivo, es importante que siempre que tomemos un fármaco sea por indicación médica, al igual que leer el prospecto para consultar al especialista en caso de sufrir cualquier efecto adverso que este recoge. 

Mala alimentación

Tanto la desnutrición como la mala alimentación pueden conllevar el deterioro del sistema circulatorio.

Por ejemplo, una dieta descuidada o con exceso de sales puede perjudicar al funcionamiento del corazón, causando hinchazón en las piernas y otras consecuencias más graves.

Asimismo, un déficit prolongado de proteínas en la dieta supone un riesgo de acumulación de líquido, es decir, puede causar un edema.

Factores de riesgo

Además de los motivos anteriores de por qué se hinchan las piernas de las personas mayores, también existen una serie de factores que aumentan el riesgo de sufrir esta afección, como son:

  • Edad avanzada.
  • Enfermedades renales, cardíacas o hepáticas.
  • Sobrepeso.
  • Estreñimiento habitual.
  • Sedentarismo.
  • Menopausia.
  • Calor excesivo.

Todos estos factores repercuten en el funcionamiento de nuestro sistema cardiaco, linfático y renal, es decir, aumentan la posibilidad de sufrir afecciones como retención de líquidos o insuficiencia venosa, dos de las causas más comunes de por qué se hinchan las piernas personas mayores.

Consejos para evitar la hinchazón de las piernas

En el caso de tener alguno de los factores de riesgo anteriores, existen una serie de medidas que pueden ayudar a evitar o minimizar los efectos de la hinchazón en los pies, tobillos y piernas, entre ellas:

  • Usar ropa y calzado cómodos.
  • Colocar las piernas en alto si permanecemos mucho tiempo en una postura, por ejemplo, utilizar un cojín para los pies al dormir.
  • Mojarse con agua fría, desde el tobillo y hasta el muslo, tras la ducha.
  • Masajear los pies y tobillos antes de acostarse.

Además de los consejos anteriores, también es importante realizar ciertos cambios en nuestro estilo de vida, específicamente, en nuestra alimentación y actividad física, ya que la poca movilidad y el sobrepeso son factores de riesgo de hinchazón en las piernas, sobre todo, en la tercera edad.

Para prevenir la hinchazón de piernas, nuestra dieta debe contener:

  • Frutas y verduras frescas, sobre todo aquellas que favorecen la expulsión de líquidos (espárragos, alcachofa, piña, endivia, etc.).
  • Legumbres cocinadas saludablemente.
  • Arroz, pasta y pan integrales.
  • Agua, entre 1,5 y 2 litros al día.

Respecto a los alimentos que debemos retirar o reducir todo lo posible de nuestra dieta, se encuentran: sal, grasas de procedencia animal, embutidos, quesos grasos, platos precocinados y pastillas de caldo.

También es recomendable tener una rutina diaria de ejercicio moderado para mejorar el funcionamiento de nuestro sistema circulatorio y aumentar nuestro bienestar en la tercera edad.

En el siguiente enlace puedes ver algunos ejemplos de actividades físicas beneficiosas en la tercera edad: ¿Cuáles son los mejores ejercicios para personas mayores de 60 años?

CUIDEO

Categorías

Últimas historias

¿Quieres recibir los mejores contenidos directamente en tu correo electrónico?

¡Suscríbete y recibirás consejos de salud, cuidados, alimentación y mucho más!