Atenzia, empresa de servicios sociosanitarios
900 835 840
Llamada Gratuita
Lunes a Viernes de 9:00 a 21:00
COVID-19
PROTOCOLO COVID-19. Cuidamos de ti aplicando medidas que garantizan tu seguridad y la de nuestros trabajadores

¿Cómo combatir la soledad no deseada estas Navidades?

18/12/2020

Estampa navideña de un parque nevado con árboles decorados con luces y bancos con nadie sentado, representando la soledad de los mayores en Navidad

Aunque este año la Navidad va a ser diferente para todos, las personas mayores son las más vulnerables ante una tercera ola de COVID-19 y, por tanto, la preocupación les impide disfrutar como se debe de estas festividades. Además, el coronavirus no es la única epidemia a la que nos debemos enfrentar, la soledad no deseada es un problema patente que afecta a cientos de miles de ancianos y, estos días, puede incidir más en su salud física, mental y emocional.

Sin embargo, existen opciones para combatir la soledad en personas mayores respetando al mismo tiempo las medidas establecidas por las autoridades para evitar posibles contagios. 

La soledad en personas mayores, un problema acuciante

En la actualidad, la soledad es considerada como uno de los principales problemas para los adultos mayores. De hecho, se calcula que cerca de 2 millones de hogares unipersonales están formados por individuos de más de 65 años. Según datos del estudio del CIS-Imserso, 6 de cada 10 personas mayores que viven solas reconocen sentir soledad.

Respecto a las consecuencias de esta enfermedad silenciosa, distintos estudios han demostrado que no solo afecta a la salud mental de la población de la tercera edad, también tiene repercusiones en su estado físico. Incluso, se ha llegado a asociar el aislamiento y las escasas relaciones sociales como factores de riesgo de una muerte prematura, llegando a ser más peligrosos que la obesidad.

En concreto, la soledad empeora o causa enfermedades como:

  • Demencia
  • Depresión
  • Deterioro físico y mental
  • Mala nutrición y/o desnutrición
  • Artrosis (por aislamiento)
  • Infecciones (por falta de higiene)
  • Problemas cardiovasculares
  • Otras complicaciones médicas ya existentes

Existen varios motivos por los que una persona mayor puede llegar a sentirse sola y es necesario tenerlos en cuenta, ya que la soledad puede aparecer aunque estemos rodeados de gente. Para empezar, los familiares son de los factores más relevantes, por ejemplo, una mala relación con la familia, la pérdida de un ser querido o la sensación de abandono al ser ingresado en una residencia, son de las causas más comunes. En el caso de la viudedad, el 76,9% de las mujeres mayores que viven solas son viudas, frente al 43,2% de los hombres.

Por otra parte, la falta de actividades extradomésticas y la escasez de relaciones sociales también agudizan notablemente la soledad en personas mayores

Las Navidades agravan la sensación de soledad en mayores

Todo lo dicho anteriormente se ve agravado cuando llegan las festividades navideñas. Debido a que estas fechas son conocidas por su espíritu familiar y de alegría, el aislamiento es mucho más notable para las personas mayores.

De esta forma, causas de la soledad que hemos mencionado antes, sobre todo las relacionadas con el ámbito familiar, cobran más intensidad que en otros momentos del año. Es decir, lo normal es que en estos días los sentimientos se desborden, volviéndonos más sensibles y vulnerables, algo que puede resultar angustiante si no hay alguien cerca para compartir nuestros recuerdos.

Como muestra de la repercusión de esta enfermedad, la carencia de atención y afecto puede suponer un peligro mayor que la falta de un tratamiento médico adecuado. Por este motivo, es importante acompañar a los ancianos, hablar con ellos y hacer que se sientan queridos. Aunque esto es algo que se necesita constantemente, los 365 días del año, hay que prestarles especial atención en fechas tan señaladas como las de Navidad.

Persona mayor sola sentada en una playa y mirando al mar

¿Cómo combatir la soledad en Navidades?

Tanto si somos personas mayores que viven solas, como otros actores que quieren ayudarles a combatir la soledad en Navidad, existen una serie de medidas para prevenir o solucionar esta enfermedad.

En cuanto a los primeros es importante mantenerse activo y no quedarse todas las fiestas en casa, pero no nos referimos únicamente a realizar actividades físicas o viajar, algo ya inviable para las personas con limitaciones y pocos recursos e impensable debido a la crisis sanitaria actual. Rutinas tan simples como pasear o ir a comprar, siempre tomando y respetando las medidas adecuadas, nos ayudarán a despejarnos al tiempo que socializamos. También la tecnología puede ayudarnos a reducir este sentimiento a través de llamadas o videollamadas. 

Habitualmente durante el periodo navideño entidades, ayuntamientos y otras instituciones organizan actividades para que los mayores puedan celebrar las fiestas en compañía. Entre la variada programación se suelen encontrar eventos como comidas y cenas, teatro, concursos, bailes y mucho más. Para aquellas personas que no tengan forma de moverse de sus casas, también existe la opción de tener visitas a domicilio o contar con la teleasistencia domiciliaria, para entablar conversación.

Por otra parte, son muchas las organizaciones que llevan a cobo acciones de voluntariado con mayores en Navidad. De esta forma, gente de todas las edades, también de la tercera edad, pueden ayudar a combatir el sentimiento de soledad y nostalgia que provoca o agrava la Navidad en los ancianos.

Navidad, soledad y coronavirus: una combinación difícil de gestionar

Si ya hemos señalado el agravamiento que supone la Navidad en el sentimiento de soledad de las personas mayores, la COVID-19 ha agudizado el problema. Y es que, las actividades mencionadas anteriormente, se han visto en su mayoría canceladas debido a las restricciones que tienen como objetivo reducir la propagación del coronavirus.

Por eso es importante que durante estas fiestas encontremos un equilibrio entre el aislamiento y las reuniones familiares numerosas, para que los mayores disfruten de estar acompañados en Navidad de forma segura. Para ello existen una serie de recomendaciones para tener una celebración más segura de las fiestas navideñas con las personas mayores vulnerables.

En primer lugar, debemos entender que el riesgo cero no existe, por lo que debemos de tomar todas las precauciones y nunca tener sensación de falsa seguridad. Pasar las fechas con nuestro grupo de convivientes y optar por hacer videollamadas con el resto de familiares y amigos, es una buena opción para reducir el riesgo al máximo. 

Sin embargo, si queremos pasar esta celebración con personas que viven solas, existen algunas recomendaciones que podemos aplicar. Para empezar, algo por lo que ya han optado muchas personas, se puede recurrir a un aislamiento voluntario las semanas antes de reunirnos con nuestros familiares más vulnerables. Esto significa, en la medida de lo posible, evitar el contacto directo con no convivientes, sobre todo en espacios cerrados y donde haya una mala o escasa ventilación. Asimismo, respecto a la transmisión de la COVID-19, se ha demostrado que con cada pequeña acción de prevención el riesgo al contagio disminuye considerablemente.

Por este motivo, tanto si vamos a celebrarlo con la familia, como si decidimos ser voluntarios para ayudar a las personas mayores a combatir la soledad en estas fiestas, estas recomendaciones te pueden ayudar a pasar las navidades con la mayor seguridad posible:

  • Cambiar los besos y abrazos por palabras de afecto y esperanza para hacer llegar a las personas mayores nuestro cariño de forma segura.
  • Asegurar que todos los reunidos en la celebración estén con la mascarilla el mayor tiempo posible.
  • Servir los platos de manera individual, sin bandejas en el centro de la mesa para compartir.
  • Reunirse en lugares bien ventilados o directamente al aire libre, dejando a las personas mayores en las zonas mejor ventiladas, pero garantizando una temperatura adecuada.
  • No superar nunca el número máximo de personas recomendado por las autoridades sanitarias.
  • Extremar la higiene de manos, sobre todo al sentarse en la mesa.

Con todas estas precauciones podemos aumentar la seguridad de las personas mayores, no solo como el colectivo más vulnerable ante la COVID-19, sino también como principales afectados de la pandemia silenciosa que es la soledad.

Categorías

Últimas historias

¿Quieres recibir los mejores contenidos directamente en tu correo electrónico?

¡Suscríbete y recibirás consejos de salud, cuidados, alimentación y mucho más!