Atenzia, empresa de servicios sociosanitarios
900 835 840
Llamada Gratuita
Lunes a Viernes de 9:00 a 21:00
COVID-19
PROTOCOLO COVID-19. Cuidamos de ti aplicando medidas que garantizan tu seguridad y la de nuestros trabajadores

Cómo levantar a una persona que no se puede mover

20/01/2021

Chica caminando al lado de una persona en silla de ruedas que necesita ayuda para levantarse

Es normal que las personas mayores desarrollen problemas de movilidad en la tercera edad, ya sea por caídas o problemas de salud de desgaste. Por este motivo, una de las dificultades más frecuentes a las que se enfrentan los cuidadores de ancianos es el cómo levantar a una persona que no se puede mover. Se trata de una cuestión muy importante, porque no hacerlo correctamente puede provocar lesiones o algún tipo de daño, tanto en los cuidadores como en los ancianos.

Aquí te mostraremos algunas de las medidas básicas y necesarias para levantar a una persona mayor, que deberán ajustarse en función de sus necesidades y capacidad de movimiento. Asimismo, es recomendable que dejemos a los ancianos, dependientes o no, que realicen todos aquellos movimientos que puedan hacer de forma segura y a su propio ritmo. Así respetamos y fomentamos su autonomía, aliviando, a la vez, los esfuerzos del cuidador.

Consejos básicos para el cuidador sobre cómo levantar a una persona con movilidad reducida o que no puede moverse

Cuando envejecemos, las personas van presentando diferentes problemas de movilidad por motivos muy variados, entre ellos: pérdida de masa muscular, osteoporosis, artritis, lesiones en las rodillas, desgastes en la columna, etcétera. Aunque existen ejercicios y formas de mantenernos activos para prevenir o retrasar estas enfermedades, hay una gran cantidad de mayores que necesitan de cuidadores para realizar cualquier tipo de movimiento.

Estos son nuestros consejos sobre cómo levantar a una persona que no se puede mover de la forma más segura y sencilla, tanto para ti como para el anciano con movilidad reducida:

  • Separa los pies: es necesario lograr equilibrio y estabilidad a la hora de levantar a una persona mayor. Para ello, separa los pies unos 30 centímetros y apoya toda la planta, es decir, nada de puntillas.
  • Flexiona las piernas: para evitar hacernos daño en la espalda y en las articulaciones de las rodillas, hay que flexionar las piernas. De esta forma, repartimos mejor el peso y reducimos el esfuerzo de la espalda.
  • No curves la espalda: siguiendo con el consejo anterior, otra forma de evitar dañarnos la espalda es asegurarnos de mantenerla recta cuando levantemos a la persona. Así se evitan lesiones y se mantiene mejor el equilibrio.
  • Contrae tu musculatura: es importante contraer nuestros músculos, sobre todo los glúteos y abdominales. Con esta pequeña acción preparamos el cuerpo para el esfuerzo y repartimos mejor el peso.
  • Usa los músculos grandes: al realizar el levantamiento, debemos sacar fuerza de los músculos más grandes como muslos, espalda y glúteos.
  • Agarra con tu mano completa: si solo usamos los dedos al levantar a la persona mayor corremos el riesgo de que esta se resbale.
  • Acerca tu cuerpo al de la persona: además de dar más seguridad al anciano, también logramos repartir mejor el peso y reaccionamos más rápido.
  • Empuja siempre que puedas: si la capacidad de movilidad del anciano lo permite, es recomendable ayudar a que se levante empujando en lugar de cargar con el peso. Así beneficiamos a nuestro cuerpo y la persona mayor sigue ejercitando el suyo.
Adulto dando la mano a una anciana en silla de ruedas que no se puede mover
Siguiendo estos consejos de cómo levantar a una persona que no se puede mover podemos prevenir muchos accidentes y caídas.

Consejos para no hacer daño a la persona que se levanta

Cuando queramos ayudar a alguien con movilidad reducida, lo primero es saber que debemos hacerlo con calma, cuidado y seguridad. Además de los consejos anteriores, también debemos conocer cómo levantar a una persona que no se puede mover evitando provocarle cualquier daño. Para ello, te mostramos los siguientes consejos para que el proceso sea lo más cómodo y seguro para ambos:

Despeja la zona

Es importante que evitemos cualquier obstáculo que nos haga tropezar al levantar a una persona que no se puede mover. Para ello, antes de nada, debemos asegurarnos de que está todo recogido a nuestro alrededor. Retira sillas, alfombras u otros elementos. Además, debemos tener cuidado de que el suelo no esté mojado o resbaloso.

En caso de que el anciano tenga cierta autonomía para moverse, tenemos que comprobar que lleve un calzado antideslizante y los cordones bien atados para evitar tropiezos.

Se tratan de pequeños detalles que se suelen pasar por alto y que pueden prevenir muchos accidentes por caídas de personas con movilidad reducida.

Hazlo suavemente

Aunque al levantar a una persona que no se puede mover hay que emplear bastante fuerza, debemos intentar no hacerle daño. En este sentido, se recomienda agarrar con firmeza y sin movimientos bruscos, manteniendo el cuerpo fuerte y estable para no agarrar ni apretar con las manos. No tires nunca de sus brazos ni lo agarres por las axilas, ya que podrías causarle alguna lesión o dañar sus articulaciones.

Mantén una comunicación constante

Mientras estemos moviendo al anciano, es necesario preguntar en todo momento cómo se encuentra. Durante la maniobra de traslado hay que tener en cuenta otras circunstancias que pueden ocurrir y dificultar la acción.

Como levantar a una persona que no se puede mover supone un cambio brusco desde la posición de acostado a estar de pie, esto puede provocar una bajada de tensión, algo normal en la tercera edad y en personas hipertensas.

Ten la vivienda adaptada

Una medida importante para facilitar la movilidad y un desplazamiento más seguro del anciano es instalar en el baño y la ducha pasamanos. Además, al trasladar a la persona con movilidad reducida de la cama a una silla de ruedas hay que comprobar que están puestos los frenos y retirados los reposapiés. De esta forma, evitaremos que resbale o tropiece al colocarse sobre la silla.

También es aconsejable evitar las sillas o sillones muy bajos, debido que cuanta menos altura más difícil será levantar a la persona que no se pude mover. En este sentido, podemos colocar un cojín sobre el asiento para elevarlo y que la acción sea más sencilla. Puedes ayudarte de muebles: sillas, camas, mesas… Pero comprueba de que son estables, antes de apoyaros en ellas durante el levantamiento.

Busca ayuda

Además de recurrir a todo tipo de herramientas que pueden facilitarte el maniobrar con un anciano con movilidad reducida, también es importante recurrir a otras personas. Cuando haya alguien que también sepa mover a la persona, pídele ayuda, para así no someter a tu cuerpo continuamente a todo el esfuerzo.

Por otra parte, también es importante que el mayor lleve siempre consigo un teléfono móvil o dispositivo de teleasistencia domiciliaria para, en caso de no tener nadie cerca que le ayude a moverse, poder avisar y recibir la ayuda que necesita de forma inmediata.

Categorías

Últimas historias

¿Quieres recibir los mejores contenidos directamente en tu correo electrónico?

¡Suscríbete y recibirás consejos de salud, cuidados, alimentación y mucho más!