Logo Atenzia
Inicio
Classic
Móvil
Premium
Senzia
Activa-Mente
Blog de Teleasistencia

Guía completa sobre la desorientación en la calle: cómo actuar

Anciano sentado de espaldas en el banco de un parque

Imagina que estás dando un paseo o estás volviendo de la compra y te encuentras con una persona mayor sin rumbo fijo en la calle. ¿Qué harías para ayudarle? No todo el mundo sabe cómo actuar ni a quién acudir ante estos escenarios, pero mantener la calma para que la persona que sufre desorientación siga tranquila es un básico para afrontar estas situaciones de urgencia médica. 

En este artículo, te detallamos qué hacer en caso de toparnos con una persona mayor que esté experimentando un episodio de desorientación en la calle

Qué es la desorientación en espacios abiertos

La desorientación es un estado mental donde la persona siente confusión respecto al espacio, el tiempo, o incluso quién es uno mismo. Puede presentarse de forma pasajera en determinados trastornos (como el delirium, que también puede darse en episodios de agitación) o de forma permanente si la persona ha sufrido lesiones cerebrales o presenta algún tipo de deterioro cognitivo.

Cuanto más afectada se vea nuestra memoria, peor nos orientaremos. Si una persona mayor nota que cada vez le cuesta más recordar información nueva, acceder a la que almacena en un corto lapso de tiempo, o recordar cosas sencillas como qué día es o cómo se llaman sus hijos, debería acudir lo antes posible al médico para determinar qué sucede con exactitud. 

Causas comunes de la desorientación en la calle

Los episodios de desorientación en la calle pueden darse por distintas causas. Ya sea de forma puntual —producidos a causa de un delirium, es decir, por una alteración de la conciencia donde disminuye su capacidad de atención, entre otros factores— o a causa del padecimiento de una enfermedad neurodegenerativa, como el alzhéimer o la demencia vascular, que también pueden ir acompañadas de estos delirios. 

Las enfermedades neurodegenerativas son la principal causa por las que se producen estos episodios, pero también pueden originarse por: 

Diferencias entre desorientación temporal y espacial

Para empezar, debemos saber que la orientación espacial y temporal no son lo mismo, pues cada una de ellas actúa de forma distinta.

Sin embargo, tampoco debemos olvidarnos de la orientación personal, pues es tan importante como las arriba mencionadas. Esta nos permite saber con exactitud quiénes somos nosotros —cómo nos llamamos, cuál es nuestra edad— y quiénes son nuestros seres queridos y/o conocidos.

Senzia

Activa-mente, ofrece a tus padres el regalo de una mente ágil

Calendario
15 días de prueba Si no te convence te devolvemos el dinero
Quiero más información

Identificación de síntomas y señales de alerta

Ya de por sí experimentar un episodio de desorientación en la calle es una señal de alerta ante la posibilidad de padecer una enfermedad neurodegenerativa, pues se encuentra entre los primeros síntomas del alzhéimer. A continuación te ayudamos a identificarlos.  

Conductas clave en la desorientación

Como hemos indicado arriba, la desorientación es una de las primeras manifestaciones de las demencias. Al principio ocurren fallos de orientación que podrían sucederle a cualquiera, por lo que pasan desapercibidos. Sin embargo, una vez avanza el deterioro, hacen estimaciones erróneas del tiempo en el que realizan una actividad, o complicaciones para recordar el día. 

Debe saber que sufrir estos episodios de desorientación también está estrechamente ligado con los trastornos del sueño, como el insomnio o la agitación nocturna. En estos últimos, debido al deterioro cognitivo, se experimentan alteraciones que impiden al cerebro recibir el aviso natural que nos da nuestro cuerpo sobre cuándo dormir o despertar. 

Entre estas conductas, también pueden darse alucinaciones, agitación o comportamientos agresivos ocasionales. Cuanto mayor es el deterioro, también lo es la desorientación, y con ello, se ven más afectadas todas las partes a nivel emocional. 

Cuándo buscar ayuda profesional

Cuando el problema no es puntual y se repiten estos episodios de desorientación en la calle, es posible que la persona sufra un deterioro cognitivo —ya sea por enfermedad o por el efecto secundario de alguna medicación—. En estos casos, la persona necesitará salir acompañada para evitar accidentes y posibles deambulaciones donde nadie pueda localizarla. 

La desorientación podría estar enmascarando otro problema, por lo que tendríamos que estar atentos si las siguientes situaciones ocurren con frecuencia

En caso afirmativo, se recomienda acudir al médico lo antes posible para determinar qué ocurre y cómo tratarla en consecuencia al diagnóstico pertinente. 

Subscríbete a nuestra newletter

Conoce todas la novedades de nuestro blog de Teleasistencia y recibe información de interés sobre alimentación, salud, ocio y cuidados

Newsletter

Prevención y seguridad para personas con riesgo de desorientación

La posibilidad de perderse es el principal riesgo para las personas que sufren algún tipo de demenciaSin embargo, si tomamos una serie de medidas de prevención y seguridad pensando en los posibles comportamientos que puedan tener las personas que sufren algún tipo de neuropatología, podemos hacer de su vida y de la de sus seres queridos más llevadera. 

Estrategias de prevención en el hogar

Según la Confederación Española de Alzheimer, "el domicilio propio es el entorno idóneo" para las personas que conviven con esta enfermedad, por lo que adecuarlo para hacer de este un espacio más seguro es imprescindible para evitar que la persona sufra desorientación fuera de casa u otros trastornos. 

Uso de tecnologías y dispositivos de ayuda

Para evitar episodios de desorientación en la calle y saber dónde se encuentra la persona, los dispositivos de localización por GPS son grandes aliados, como pulseras o aplicaciones que se instalan en el teléfono móvil. 

Las innovaciones tecnológicas también han permitido la proliferación de soluciones ideadas para fuera del hogar, como los smartwatches para personas mayores. Es el caso de Senzia, un reloj inteligente que incorpora monitorización y geolocalización fuera del domicilio. Estas nuevas tecnologías han llegado para quedarse y ampliar los servicios que ofrece la teleasistencia

Actuación ante un episodio de desorientación

Es posible que si te encontrases a una persona mayor desorientada en la calle, no supieras qué hacer ni a quién avisar. Estos casos suceden con frecuencia y no sólo puede deberse a enfermedades neurodegenerativas, por lo que debes saber que, ante todo, se debe hacer una revisión médica de urgencia porque es posible que la persona afectada no sepa decir cuánto tiempo lleva fuera de su casa. A continuación te contamos cómo actuar en estos casos donde, lo más importante, es transmitir calma y seguridad

Primeros pasos y evaluación de la situación

Ante un episodio de desorientación, debemos acercarnos con tranquilidad, manteniendo la calma y tratando de comprender su situación. Presentarse con educación y preguntarle le puedes ayudar en algo hará que note que le prestas atención y apoyo. Es posible que no recuerde ni dónde vive ni sepa contactar con su familia, por lo que debes restarle importancia para no inquietarle más

Emplear un tono suave y tranquilo es imprescindible, al igual que utilizar un lenguaje sencillo para que nos comprenda. Es posible que lleve algún identificador o teléfono de contacto, por lo que tendríamos que revisarlo y llamar a los servicios de emergencia del 112 para que revisen en qué estado se encuentra. 

En caso de que esté nervioso, debemos evitar confrontaciones, pues la propia desorientación y nerviosismo puede provocar agresividad en la persona afectada. En caso de que no te comprenda o de que esté muy nervioso, es mejor llamar a la policía para que le ayude y es posible que la familia ya haya interpuesto una denuncia, y sea más sencillo localizar a la familia. 

Comunicación efectiva y técnicas de calma

Como siempre, una comunicación efectiva es clave para reconducir y tranquilizar la persona que está sufriendo desorientación en la calle. Existen terapias que pueden emplearse si estos episodios se sufren con cierta frecuencia, independientemente si esta confusión se produce fuera del hogar o en él. 

La terapia de orientación a la realidad es una técnica no farmacológica que permite crear un vínculo entre las personas mayores con algún grado de deterioro cognitivo y su propia realidad. A través de la misma, se busca la mejora de su control y autoestima, así como ayudarles a comprender todo aquello que les rodea y que poco a poco les puede resultar más confuso. Para realizarla, es necesario tener en cuenta la orientación temporal, espacial y personal, y emplear todo aquello que les rodea para integrar esta terapia en su día a día. 

Señora mayor con bastón acompañada por mujer joven
Al encontrarnos un caso de desorientación en la calle, debemos mantener la calma y transmitir tranquilidad a la persona.

Apoyo y cuidados para personas con tendencia a desorientarse

Al igual que adaptar el entorno es fundamental para que no ocurran extravíos evitables, los cuidadores deben mentalizarse para afrontar lo mejor posible ante estas situaciones tan complicadas. Es posible que algunos atraviesen por el síndrome del cuidador, por lo que acudir a redes de apoyo en las que otras personas compartan sus experiencias pueden ayudar a desahogarse y exteriorizar cómo se sienten con este proceso. 

El papel de los cuidadores y familiares

Debido a la cercanía, los familiares y/o cuidadores son los primeros que detectan cambios y problemas cognitivos en las personas mayores, al ser los que más tiempo pasan con ellos y conocen mejor su estado mental previo. 

Ante estos episodios de desorientación en la calle, debemos tener siempre mucha paciencia, empatía y tratar al anciano con amabilidad. Nunca debemos alzar la voz, pues esto sólo provocará una mayor confusión en la persona mayor y puede que hasta se bloquee. Mantener un entorno de calma y darle espacio para recordar, al igual que emplear frases cortas y sencillas puede ayudarle. A su vez, recuerda que la medida más eficaz ante estas situaciones son las muestras de cariño por parte de seres queridos

Adaptación del entorno y actividades recomendadas

La desorientación espacial no sucede únicamente fuera de casa, sino que también ocurre en el propio hogar, especialmente en etapas avanzadas de alzhéimer u otras demencias. Aunque sea un ambiente en el que la persona haya vivido casi toda su vida, puede necesitar de elementos que les ayuden a orientarse incluso en su propia casa. 

Es muy importante mantener un orden dentro de casa, dejar cada cosa en su lugar y evitar dejar demasiados objetos a la vista que puedan confundir a la persona. Es preferible guardar los objetos dentro de armarios, y dejar en estanterías o a la vista aquellos que tengan un valor sentimental para la persona afectada, pues estos últimos pueden ayudarle a reubicarle en el momento presente.  

También se recomienda emplear dispositivos luminosos de luz tenue durante la noche. Ayudan a ubicar las estancias y favorecen la orientación si la persona con demencia tiene insomnio o trastornos del suelo. Una vez tengas claro dónde quieres ponerlos, no los cambies de sitio

Aspectos legales y éticos en la atención de la desorientación

La desorientación en espacios abiertos debe ser atendida con cuidado y siguiendo determinado protocolo tanto para asegurar el bienestar de la persona afectada como para tranquilizar a la familia en caso de desaparición puntual.

Derechos de las personas desorientadas

En caso de que una persona haya sufrido un episodio de desorientación en plena calle, tiene derecho a recibir atención médica una vez avisados tanto los servicios de emergencias como los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. Una rápida actuación desde la tranquilidad es imprescindible, pues la persona puede que no sea capaz de situarse a un nivel espacial, temporal o personal, por si llevase varios días seguidos fuera de casa. 

Consideraciones éticas en la atención y supervisión

Por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, los protocolos de actuación varían en función de cada cuerpo y en función de la circunstancia, pero por norma general siguen los siguientes pasos: 

Recursos y apoyo comunitario

Existen una diversa red de servicios y organizaciones que pueden ayudar a gestionar mejor estas situaciones derivadas del padecimiento de enfermedades neurológicas. Aquí te detallamos qué recursos existen. 

Organizaciones y servicios de apoyo

Las personas que sufren de desorientación necesitan acompañamiento constante, lo que puede suponer ciertos inconvenientes para los familiares. Ante estas situaciones, los servicios de asistencia a domicilio son una de las mejores opciones, pues permiten a las personas mayores permanecer en el domicilio con seguridad y autonomía. 

Si la persona sigue teniendo independencia, por ejemplo, los servicios de teleasistencia han tenido un gran auge en los últimos años. No sólo aportan seguridad y compañía a las personas mayores, sino que también ofrecen una atención personalizada, con llamadas de seguimiento, recordatorio de citas médicas y toma de la medicación, orientación médica y actividades que fomentan el envejecimiento activo de los usuarios, entre otras posibilidades.

Creación de redes de seguridad comunitarias

Podemos expandir la red de cuidados de la persona mayor al acudir a un cuidador profesional que nos ayude a gestionar. También se recomienda avisar al entorno próximo a la persona que sufre desorientación en la calle (amigos y conocidos) para evitar sustos que puedan ser evitables.

De igual modo, no deben pasarse por alto las necesidades emocionales de las personas que cuidan a la persona que padece demencia, pues vivir esta situación provoca profundos cambios en la vida del cuidador. Informarse sobre la enfermedad a través de asociaciones de familiares o de profesionales, puede ayudarles a saber cómo afrontar mejor estos episodios u otras consecuencias derivadas de las demencias. 

Conclusión y llamada a la acción

Las personas que sufren episodios de desorientación en la calle deben ser auxiliadas con urgencia y tratadas con calma, respeto y empatía para evitar provocarles una confusión aún mayor. Una reacción negativa por parte de familiares o desconocidos que puedan encontrarse al anciano en mitad de este episodio confusional puede incrementar su estado de desorientación y nerviosismo, por lo que transmitir calma es imprescindible para reconducirle y tranquilizarle. Si no eres su cuidador, debes llamar al 112 para que la persona sea atendida de inmediato y le ayudarás a regresar con su familia o al lugar donde resida habitualmente.

Quizás de pueda interesar...

Publicado el 2021-08-06

Consejos sobre el aseo personal a personas mayores

Información sobre los cuidados en personas de tercera edad

Consejos sobre el aseo personal a personas mayores

Cuidar nuestra higiene tiene numeras ventajas, sobre todo, en la tercera edad. Por este motivo, aquí te explicamos la i... (+)

Cuidar nuestra higiene tiene numeras ventajas, sobre todo, en la tercera edad. Por este motivo, aquí te explicamos la importancia del aseo de personas mayores y técnicas para mantener la higiene de aquellos con problemas de movilidad.

Mostrar menos

Leer más

Publicado el 2022-08-12

Funciones del cuidador de adultos mayores - Teleasistencia

Información sobre los cuidados en personas de tercera edad

Funciones del cuidador de adultos mayores

Los servicios de cuidados a domicilio son cada vez más demandados por la atención personalizada y profesional, entre o... (+)

Los servicios de cuidados a domicilio son cada vez más demandados por la atención personalizada y profesional, entre otros motivos. Aquí te contamos cuáles son las funciones del cuidador de adultos mayores y las ventajas de contar con estos servicios.

Mostrar menos

Leer más

Publicado el 2021-02-22

Cómo subir a una persona en silla de ruedas por una escalera

Información sobre los cuidados en personas de tercera edad

Cómo subir a una persona en silla de ruedas por una escalera

Subir por las escaleras puede ser un problema diario para las personas que sufren algún tipo de reducción de movilidad... (+)

Subir por las escaleras puede ser un problema diario para las personas que sufren algún tipo de reducción de movilidad. En este artículo te explicamos cómo subir a una persona en silla de ruedas por una escalera con seguridad y procurando su mayor comodidad.

Mostrar menos

Leer más

Compartir:

Volver al blog

Siguiente entrada