Atenzia, empresa de servicios sociosanitarios
900 835 840
Llamada Gratuita
Lunes a Viernes de 9:00 a 21:00
COVID-19
PROTOCOLO COVID-19. Cuidamos de ti aplicando medidas que garantizan tu seguridad y la de nuestros trabajadores

Beneficios de cuidar a las personas mayores en casa

04/01/2022

Mujer mayor hablando por teléfono sentada en el sofá de su casa

Cada vez son más las personas que desean envejecer en sus casas. Detrás de esta decisión se esconden múltiples factores como el hecho de poder mantener la independencia y los lazos sociales establecidos, entre otros.

Sin embargo, bien sea por el deterioro de las capacidades psicomotrices que puede producirse con la edad o por el simple hecho de tener la tranquilidad de recibir ayuda inmediata ante cualquier problema que pueda surgir, las opciones de atención domiciliaria se erigen como alternativas ideales que se adaptan a las necesidades de cada uno y, sobre todo, favorecen la permanencia en el domicilio.

En este artículo te contamos cuáles son los principales beneficios de este tipo de servicios para el bienestar y la buena calidad de vida en la tercera edad.

Permanencia en el domicilio

Para empezar, es fundamental que las personas mayores elijan el lugar y el cómo quieren envejecer, ya que no respetar su derecho a tomar decisiones sobre su propia vida es una forma de maltrato.

En este sentido, el 82% de los españoles, entre 65 y 84 años, afirman que desean quedarse en su domicilio tanto tiempo como sea posible, según una encuesta de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

Concretamente, permanecer en el domicilio durante la vejez proporciona numerosas ventajas para la salud física, mental y emocional de las personas mayores. Por ejemplo, envejecer en casa evita el estrés de enfrentar situaciones y entornos desconocidos, permite mantener un contacto estrecho con los seres queridos y proporciona mayor libertad e intimidad, entre otros beneficios.

Por lo tanto, si nuestro deseo o el de nuestro ser querido es envejecer en el hogar, debemos contemplar la opción de contar con un servicio de ayuda a domicilio o teleasistencia. En este sentido, estas opciones de asistencia permiten a las personas mayores permanecer el mayor tiempo posible en casa y disfrutar de la vejez con bienestar.

Adaptación en el cuidado y mejor calidad de vida

Otra de las características del cuidado a domicilio de personas mayores es la atención personalizada. En este sentido tanto SAD (Servicio de Ayuda a Domicilio) como TAD (Teleasistencia Domiciliaria) son servicios que se adaptan a las necesidades de los usuarios en cada momento.

Es decir, los cuidados domiciliarios se ajustan según las características personales y el estado de salud de cada persona. Por ejemplo, en el caso de la atención a domicilio, empresas como Cuideo entienden que hay situaciones en las que el mayor requiere de atención durante unas horas al día, y otras en las que se necesitan cuidados permanentes, adaptando el plan a las necesidades de cada persona. O, en nuestro caso, ofreciendo servicios de teleasistencia destinados a personas que quieren vivir con autonomía e independencia, adaptando las soluciones y el seguimiento ofrecidos acorde a la situación de cada persona usuaria y evolucionando al tiempo que aparecen nuevos retos y herramientas.

E incluso en ocasiones ambos servicios se complementan para ofrecer una asistencia más completa en el caso de personas con mayor dependencia o necesidades más específicas.

Se mantienen las rutinas

Organizar ciertos aspectos del día a día de las personas mayores es esencial para evitar la desorientación, mejora la autonomía y prevenir ciertas afecciones comunes en la tercera edad. Principalmente, es esencial mantener una rutina en la tercera edad de los siguientes aspectos:

  • Sueño: mantener los horarios de irse a la cama y despertarse es una gran ayuda para prevenir trastornos del sueño en personas mayores.
  • Alimentación: una dieta equilibrada permite a los mayores obtener todos los nutrientes esenciales para disfrutar de un estilo de vida saludable.
  • Higiene: seguir una rutina de aseo en la tercera edad es imprescindible para cuidar la salud, ya que previene enfermedades e infecciones, aumenta la autoestima y mejora el estado de ánimo, además de otros beneficios.

Los servicios de cuidados domiciliarios tienen un papel fundamental a la hora de ayudar a los mayores a seguir todas estas rutinas y fomentar los hábitos saludables, mejorando la salud y el bienestar de los usuarios.

Dentro de la teleasistencia, por ejemplo, se incluyen servicios como el recordatorio de citas médicas y toma de medicamentos, además de realizarse llamadas de seguimiento e información para garantizar las rutinas y bienestar de los usuarios. Por su parte la ayuda a domicilio también favorece este aspecto ya que la persona cuidadora ayuda a mantener las rutinas de higiene, sueño y alimentación.

Comodidad y sensación de independencia

Envejecer en un entono conocido no solo ayuda a mantener las rutinas, también es clave para garantizar la comodidad y conservar la independencia en la tercera edad. Es decir, la mayoría de las personas consideran su casa como un espacio acogedor, seguro e íntimo en el que pueden tener el control de su propia vida.

Por este motivo, estos servicios ajustan la vivienda de los usuarios a sus necesidades para que puedan disfrutar de la comodidad de su hogar y realizar sus actividades cotidianas con independencia. Así, su función es acompañar a los mayores en su día a día sirviéndoles de apoyo en lo que necesiten.

Mujer mayor leyendo un libro mientras está en casa
Los servicios de atención domiciliaria permiten a los usuarios vivir en su casa con libertad y autonomía, además de mejorar su calidad de vida.

Ocio y mejor estado de ánimo

Otra de las ventajas de los cuidados domiciliarios es la facilidad que aportan a sus usuarios para conservar las relaciones sociales, tanto con familiares como con amigos, vecinos y conocidos. En este sentido, estos servicios generan un entorno cómodo y seguro para los mayores en su propio hogar, lo que mejora su estado de ánimo y fomenta la sociabilización en la tercera edad.

Además, cuidados domiciliarios como la teleasistencia promueven el envejecimiento activo entre sus usuarios. En este sentido, organizamos actividades socioculturales para mejorar su salud física, mental y emocional evitando así el sedentarismo y el aislamiento social en personas mayores, siendo el último un factor de riesgo de desarrollar afecciones cognitivas como la depresión.

Atención asequible

En ocasiones, especialmente si la persona mayor presenta cierto grado de dependencia, los familiares se plantean como primera opción el ingreso del mayor en una residencia.

Esto se debe principalmente a que existe la idea errónea de que las residencias son la alternativa más asequible económica y familiarmente. Sin embargo, los cuidados domiciliarios, además de contar con numerosos beneficios como los comentados en este artículo, son una de las alternativas más accesibles para buena parte de las personas mayores y dependientes con opciones públicas o privadas y adaptadas al grado de dependencia del mayor.

En el caso de la teleasistencia además de su bajo coste, gratuita en el caso del sector público y por menos de un euro en día la privada, también se incluyen las nuevas tecnologías como forma de adaptarse a las necesidades y realidades de las personas mayores con dispositivos más modernos y nuevos programas específicos dirigidos a este colectivo.

Protocolos COVID: más fáciles de aplicar en el hogar

Respecto a la COVID-19, las personas de edad avanzada son uno de los colectivos más vulnerables ante la enfermedad, por lo que los efectos negativos de la pandemia han tenido mayor impacto en este grupo de edad, como el aislamiento y el temor al contagio, entre otros.

Por este motivo, los protocolos COVID han sido fundamentales para garantizar la seguridad de los mayores y los servicios de cuidados a domicilio han sido, y siguen siendo, un ejemplo a la hora de aplicar estas medidas de protección.

No obstante, los cuidados domiciliarios no solo han sido efectivos a la hora de gestionar los protocolos sanitarios y de seguridad, también han sabido responder a las nuevas necesidades, derivadas de la pandemia, de los usuarios y de sus familiares. Por ejemplo, en el caso de la teleasistencia sirvió para evitar y combatir el aislamiento social derivado del confinamiento de la población llegando a realizar más de 10.000 llamadas de seguimiento diarias.

En conclusión, la atención domiciliaria es un modelo en auge que continúa avanzando con servicios cada vez más innovadores y adaptados a las demandas asistenciales de la sociedad en cada momento y con múltiples beneficios para la persona mayor. Llámanos gratis sin compromiso y encontraremos la solución ideal para ti.