Atenzia, empresa de servicios sociosanitarios
900 835 840
Llamada Gratuita
Lunes a Viernes de 9:00 a 21:00
COVID-19
PROTOCOLO COVID-19. Cuidamos de ti aplicando medidas que garantizan tu seguridad y la de nuestros trabajadores

Trastornos del lenguaje en personas mayores

29/06/2022

Mujer mayor que sufre un trastorno del lenguaje en una sesión con una especialista en logopedia

También conocidos como trastornos de comunicación, los problemas en el lenguaje son más frecuentes en personas mayores que a otras edades y se caracterizan por la dificultad para expresar lo que se siente o se piensa. De hecho, las causas de estas afecciones son muy diversas y, aunque no están directamente relacionadas con el envejecimiento, la edad es un factor de riesgo de desarrollar alguna de ellas.

En este artículo te mostramos cuáles son los trastornos del lenguaje en personas mayores más comunes y los posibles motivos que pueden desencadenar estas afecciones. También, te contamos cuáles son las consecuencias de los problemas de comunicación en la tercera edad y cómo repercuten en la calidad de vida de quien las sufre.

¿Qué son los trastornos del lenguaje en adultos?

Concretamente, los trastornos de la comunicación son un grupo de afecciones psiquiátricas que alteran los procesos del habla, el lenguaje u otros procesos comunicativos. En el caso de los trastornos del lenguaje en adultos mayores, las dificultades de expresión y comprensión son más persistentes.

De hecho, este tipo de afecciones afectan al vocabulario y la gramática, limitando la capacidad de mantener una conversación de las personas de edad avanzada. Aunque los problemas de comunicacion y lenguaje son muy diversos, estos son algunos de los síntomas comunes de estos trastornos en mayores:

  • Reducción del vocabulario.
  • Dificultad al formar oraciones.
  • Problemas para estructurar un discurso.
  • Incapacidad para describir un tema.

A parte de estos problemas de expresión, también es frecuente que las personas que sufren algún problema del lenguaje presenten dificultades para recordar nuevas palabras y para comprender estructuras de la comunicación como los sinónimos, significados múltiples o juegos de palabras.

CUIDEO

Tipos de trastornos del lenguaje en adultos

La principal diferenciación entre los trastornos del lenguaje en adultos es según el aspecto de la comunicación que se ve afectada. En este sentido, pueden ser de tres tipos:

  • Trastornos del lenguaje receptivo: este tipo repercute en la capacidad de comprensión, dificultando que los pacientes entiendan lo que se les dice y que no puedan seguir instrucciones.
  • Trastornos del lenguaje expresivo: como su nombre indica, son los problemas que afectan a la facultad de expresar pensamientos, sentimientos e ideas.
  • Mixtos: por último, este tipo de trastornos se caracterizan por repercutir tanto en la capacidad para hablar como para entender.

Asimismo, las patologías también son diversas según la edad de las personas que las padecen. Por ejemplo, la tartamudez es un problema que se presenta, sobre todo, en la infancia o juventud. Sin embargo, los trastornos del lenguaje en adultos mayores suelen ser consecuencia de enfermedades que se dan con más frecuencia en edades avanzadas.

Disfasia

En primer lugar, uno de los trastornos del lenguaje que pueden darse en adultos mayores es la disfasia. Se trata de una afección que puede presentarse debido a algún problema en las estructuras del lenguaje. Como consecuencia, las personas con disfasia muestran dificultades para encontrar palabras, construir frases y comprender el lenguaje.

Principalmente, el motivo de este trastorno del lenguaje en adultos mayores suele ser una alteración neurológica por alguna de las siguientes causas:

  • Accidente cerebrovascular.
  • Demencia senil.
  • Enfermedades neurodegenerativas, como párkinson o alzhéimer.
Manos sobre una mesa de una mujer mayor y una especialista en logopedia, disciplina sanitaria que trata los trastornos del lenguaje
Para el diagnóstico, evaluación y tratamiento de la disfasia y otros trastornos del lenguaje en adultos mayores, se debe acudir a un especialista en logopedia.

Disartria

En el caso de la disartria, se trata de una patología del sistema nervioso que afecta a la ejecución motora del habla. Concretamente, este trastorno del lenguaje puede debilitar los músculos de la boca, la cara y el sistema respiratorio, provocando los siguientes síntomas, ente otros:

  • Lentitud al hablar o demasiada rapidez.
  • Arrastrar las palabras o hablar entre dientes.
  • Reducción del movimiento de la lengua, los labios y la mandíbula.
  • Dificultad al masticar y tragar.
  • Volumen de la voz muy bajo.
  • Pérdida de control de la saliva.

Según la parte del sistema nervioso afectada, hay diferentes tipos de disartria y con mayor o menor gravedad. En este sentido, la principal causa de esta patología es una lesión cerebral, como un traumatismo, un derrame, una contusión u otro tipo.

Afasia

La afasia, otro trastorno neurolingüístico, conlleva el deterioro de los aspectos comprensivos y/o en la fluidez del lenguaje. Asimismo, se trata de una afección que puede llegar a dificultar la lectura y la escritura. Concretamente, las personas que padecen esta afección suelen presentar alguno de los siguientes síntomas:

  • Uso de oraciones cortas o incompletas.
  • Formulación de frases incoherentes, habladas y/o escritas.
  • Sustitución de palabras por otras que no tienen sentido o no existen.
  • No entender el lenguaje durante una conversación.

A diferencia de la disfasia que no obedece a ninguna lesión orgánica, la afasia tiene un origen físico. Entre las causas más comunes de este trastorno se encuentran los accidentes cerebrovasculares, derrames, tumores cerebrales, infecciones del encéfalo, traumatismos craneales y enfermedades degenerativas, como la demencia.

Apraxia verbal

Esta patología está relacionada con la capacidad de producir los sonidos que componen el lenguaje. En este sentido, una persona que sufre de apraxia verbal es incapaz de decir lo que quiere de forma correcta y coherente, debido a una alteración en los movimientos musculares necesarios para hablar.

Los motivos de este trastorno suelen deberse a una lesión cerebral, como consecuencia de un accidente cerebrovascular o de un traumatismo craneal.

Mutismo selectivo en adultos

Principalmente, este trastorno se caracteriza por la decisión de las personas de dejar de hablar repentinamente, sin que existan problemas del lenguaje previos. Es decir, un mayor que sufre de mutismo selectivo es capaz de expresarse con normalidad hasta que, por ciertos factores psicológicos y circunstancias, se inhiben de manera tal que parecen mudos.

En estos casos, los ancianos suelen mostrar niveles muy elevados de angustia y estrés, pero pueden llegar a romper su mutismo en situaciones en las que se sienten cómodos y relajados.

Lenguaje y envejecimiento ¿Por qué los ancianos dejan de hablar?

Así como los síntomas, también los motivos de por qué los ancianos dejan de hablar son muy diversos. De hecho, hay casos en los que los trastornos del lenguaje en personas mayores se deben a alteraciones que surgen en la infancia y que se arrastran de forma progresiva hasta la edad adulta, por ejemplo, el mutismo selectivo.

Sin embargo, este tipo de patologías se dan con más frecuencia en ancianos debido a una serie de factores relacionados con la edad. A continuación, te mostramos algunos de ellos.

Síntoma de una enfermedad neurodegenerativa, como el alzhéimer o el párkinson

En primer lugar, las enfermedades neurodegenerativas conllevan un deterioro cognitivo que afecta a las áreas del cerebro encargadas del lenguaje y la comunicación. Aunque cada persona es diferente, los problemas de comunicación más graves suelen presentarse en las últimas etapas de patologías como la demencia, el alzhéimer y el párkinson.

Por este motivo, la estimulación cognitiva puede ayudar en gran medida durante las fases iniciales para retrasar la pérdida de facultades.

Daño cerebral

A parte de las enfermedades neurodegenerativas, el daño cerebral es otra de las principales causas de los problemas de comunicación y lenguaje en adultos mayores. Una lesión en las áreas del cerebro responsables del habla y la comprensión puede derivar en afasia, es decir, en la pérdida de la capacidad de entender y expresar el lenguaje hablado o escrito.

Falta de interés

A parte de las alteraciones neurolingüísticas, también es frecuente en la tercera edad sufrir trastornos del estado de ánimo, como la apatía. Este síndrome depresivo se caracteriza por causar una pérdida de interés por el cuidado personal, actividades que solían ser satisfactorias e, incluso, relacionarse con los demás.

De esta forma, los adultos mayores, sobre todo aquellos con alguna enfermedad crónica, viven en un estado de indiferencia por la que suelen dejar de hablar con otras personas, ya que se sienten aburridos o no logran seguir la conversación.

Pérdida de la audición

Otro problema frecuente en la tercera edad y que tiene relación con los motivos por los que una persona mayor puede dejar de hablar es la pérdida parcial o total del sentido del oído. Cuando los ancianos sufren un problema de audición, en muchos casos, la dificultad para comprender lo que les dicen hace que decidan no hablar y se queden fuera de la conversación.

De hecho, se pueden llegar a dar situaciones de discriminación hacia los mayores con discapacidad auditiva por la falta de comunicación. Por este motivo, es importante saber cómo comunicarse con una persona mayor con sordera.

Cuándo contactar con el médico

Todos los trastornos del lenguaje en personas mayores que hemos mencionado repercuten de forma directa en el bienestar y calidad de vida en la tercera edad. Con mayor o menor gravedad, estas son algunas consecuencias de la falta de comunicación en adultos de edad avanzada:

  • Aislamiento progresivo.
  • Frustración.
  • Pérdida de autoestima.
  • Depresión.

Por este motivo, es importante tratar los problemas del lenguaje desde la aparición de los primeros síntomas, como incapacidad para hablar correctamente, problemas de comprensión, no recordar palabras o dificultad para leer o escribir. Además, actuar de forma temprana ayuda a mejorar el pronóstico de recuperación de las funciones del lenguaje que han sido perjudicadas.

Tratamiento de los trastornos del lenguaje en adultos

Como hemos visto a lo largo del artículo, los problemas del lenguaje en adultos mayores son muchos y variados. Por este motivo, antes de comenzar con el tratamiento es necesario que un terapeuta del habla y del lenguaje, conocido como logopeda, realice un diagnóstico.

De hecho, hay ciertos trastornos del lenguaje en adultos mayores que pueden requerir de un tratamiento multidisciplinar en el que, además de logopedas, intervengan especialistas del ámbito de la psicología, terapia ocupacional o fisioterapia, entre otros.

En este sentido, los profesionales sanitarios pueden mandar al paciente una terapia para desarrollar aquellos aspectos del lenguaje con los que muestra dificultades, como vocabulario y gramática. Pero, también, es posible que el tratamiento esté enfocado en las causas de por qué ha dejado de hablar el adulto mayor.

Por ejemplo, estos son algunos ejercicios que pueden ayudar a mejorar la musculatura que interviene en el proceso del habla:

  • Ejercicios para el sistema respiratorio: realizamos inhalaciones y espiraciones, tanto por la boca como por la nariz, reteniendo el aire durante unos segundos y dejándolo salir rápidamente.
  • Ejercicios con la lengua: movemos la lengua en todas las direcciones, realizando giros, llevándola al paladar superior y tocando con la punta todos los dientes. Mascar un chicle también puede ayudar a ejercitar esta parte del cuerpo.
  • Ejercicios con los labios: con un palillo en los labios, lo sostenemos durante unos segundos, sin introducirlo por completo en la boca. A continuación, con cuidado, apretamos y aflojamos los labios alrededor del palillo.
  • Ejercicios faciales: inflamos las mejillas, retenemos el aire unos segundos y desinflamos las mejillas.

También, son importantes los ejercicios de memoria para disminuir el deterioro cognitivo y otra serie de actividades que fomenten el envejecimiento activo, para prevenir el aislamiento y la apatía en la tercera edad, como las que realizan los servicios de teleasistencia.

Cómo mejorar la comunicación con una persona con problemas de comunicación y lenguaje

Más allá de los tratamientos indicados por el especialista sanitario, también es necesario conocer cómo comunicarse con un mayor que sufre algún problema de comunicación. Concretamente, estos son algunos consejos que se deben tener en cuenta a la hora de conversar con un adulto que padece algún trastorno del lenguaje:

  • No solo existe el lenguaje verbal: cuando la persona mayor muestre problemas de expresión o compresión, se puede requerir al lenguaje escrito o al no verbal.
  • Tener paciencia: dejar tiempo a que las personas mayores terminen las frases. escuchándole con atención, tranquilamente, sin decirle que no se le entiende y sin pedirle explicaciones, manteniendo la comunicación no verbal.
  • Cambiar de tema: en el caso de que el anciano no consiga, por mucho que lo intente, recordar una palabra o sea incapaz de terminar una frase, podemos ayudarle sacando otro tema para evitar que se frustre.
  • Adecuar el lenguaje: es importante hablar lentamente, con frases cortas y pronunciando con claridad.
  • Plantear preguntas sencillas: lo más recomendable es que, al preguntar a un mayor con problemas de comunicación, nos pueda responder con un no o un sí.
  • Cuidar los gestos, las posturas y el tono de voz: si los adultos que presentan problemas de comprensión del lenguaje son especialmente sensibles a la comunicación no verbal. Al hablar con ellos no utilices gestos agresivos, ni un tono de voz elevado.

Además de todos estos consejos, la compañía y las muestras de afecto son especialmente necesarias para que el mayor se sienta comprendido, cómodo y feliz. En este sentido, la comunicación efectiva con personas que sufren trastornos del lenguaje es fundamental para su bienestar y calidad de vida.

CUIDEO

Categorías

Últimas historias

¿Quieres recibir los mejores contenidos directamente en tu correo electrónico?

¡Suscríbete y recibirás consejos de salud, cuidados, alimentación y mucho más!