Atenzia, empresa de servicios sociosanitarios
900 835 840
Llamada Gratuita
Lunes a Viernes de 9:00 a 21:00
COVID-19
PROTOCOLO COVID-19. Cuidamos de ti aplicando medidas que garantizan tu seguridad y la de nuestros trabajadores

Personas mayores en casa, qué hacer para no aburrirse

07/05/2021

Nieta y abuelo en casa pintando una maqueta mientras se ríen y se manchan de pintura la cara

Las personas mayores normalmente pasan mucho tiempo en casa. Debido a una serie de afecciones comunes en la tercera edad, como la pérdida de movilidad y los problemas de memoria, las personas mayores sufren un asilamiento social en sus hogares.

Sin embargo, con la situación actual de pandemia por el coronavirus este confinamiento es aún mayor, ya que el salir de su casa supone un riesgo para las personas mayores. En este sentido, con un poco de imaginación y voluntad se pueden realizar acciones para mantenernos entretenidos y saludables sin tener que salir a la calle.

En este artículo mostramos actividades que se pueden hacer para no aburrirse en casa, tanto para que las realicen las personas mayores por su cuenta como aquellas pensadas para toda la familia.

Mantener cierta actividad física

El confinamiento nos ha hecho darnos cuenta de lo importante que es el ejercicio físico para nuestra salud física y mental, sobre todo, en adultos mayores. Por este motivo, como consecuencia de las restricciones de movilidad, empezamos a buscar formas de mantenernos activos sin tener que salir de casa.

Aunque ya no nos encontramos confinados, los mayores de 65 años son el sector de la población con un mayor riesgo por la COVID-19. Por este motivo, lo más recomendable es que los ancianos eviten lugares muy concurridos, sobre todo si aún no están vacunados. Esto pude significar que muchos mayores no salgan de casa para ir a comprar o tomar algo en un bar, lo que reduce significativamente su actividad social y aumenta su estadía en el hogar.

Según los expertos, los adultos mayores deben practicar, al menos, 150 minutos semanales de actividades físicas moderadas. Si una persona mayor pasa mucho tiempo en casa, esto significa que debe saber cómo ejercitarse sin tener que salir a la calle o ir a un gimnasio.

Respecto al tipo de ejercicio, trabajar las siguientes cuatro modalidades nos permitirá obtener la mayor cantidad de beneficios de la actividad física:

  • Ejercicios resistencia: aumentan la respiración y la frecuencia cardíaca.
  • Ejercicios de fuerza: fortalecen los músculos.
  • Ejercicios de equilibrio: ayudan a prevenir caídas
  • Ejercicios de flexibilidad: estiran los músculos y ayudan al cuerpo a permanecer relajado.

Puedes conocer más a fondo cada uno de estos tipos de ejercicio en nuestro artículo: ¿Cuáles son los mejores ejercicios para personas mayores de 60 años?

Al igual, existen otras formas de mantenernos activos a parte de practicar una rutina de ejercicio, por ejemplo:

  • Limpiar y ordenar la casa: las tareas domésticas son una buena oportunidad para evitar estar sentados sin hacer nada, a la vez que conseguimos cierta paz mental de ver nuestro hogar recogido. Además, mover muebles o retirar cables sueltos, son acciones que pueden prevenir caídas en personas mayores.
  • Cocinar: esta actividad fomenta nuestras capacidades físicas y cognitivas, ya que nos hace movernos para preparar la comida y, además, mantenemos la mente activa al planificar las recetas.
  • Yoga, taichí y pilates: son distintas prácticas deportivas muy beneficiosas para prevenir lesiones y mantener el cuerpo en forma.
  • Baile: una de las actividades más recomendadas para la tercera edad, ya que nos permite mantenernos activos, con todos los beneficios que eso conlleva, y también nos divertimos.

En el caso de no ser una persona activa, lo mejor es empezar con un nivel de ejercicios básico para ir aumentando progresivamente. Asimismo, la intensidad de la actividad física que realicemos dependerá de nuestra edad y salud. En este sentido, es recomendable consultar al médico para saber qué actividades físicas podemos hacer para no aburrirnos en casa.

Ideas para no aburrirse en casa

Muchos mayores han pasado de quedarse en casa por propia voluntad a tener que hacerlo de forma obligatoria, lo que repercute en su salud mental y les pone en riesgo de sufrir de soledad no deseada.

Por este motivo, aquí dejamos una serie de ideas, que pueden realizar las personas mayores por su cuenta y acompañadas de su familia y amigos, sobre qué hacer para no aburrirse en casa.

Conservar la rutina de los días normales

Para empezar, cuando pasamos mucho tiempo sin salir de casa es importante mantener una rutina en el día a día. Para ello, existen una serie de pautas que debemos imponernos:

  • Mantener los horarios: es importante respetar nuestro horario de sueño, tanto para irnos a dormir como para despertarnos. Al igual, debemos desayunar, comer y cenar a la misma hora que siempre.
  • Evitar subidas drásticas de peso: para no descuidar nuestra salud debemos tratar de no picotear entre comidas y hacer lo que se pueda de actividad física.
  • Cuidar los cambios de ánimo: reserva momentos del día, para relajarnos o conversar con otras personas, es esencial para prevenir problemas anímicos que puedan desembocar en una depresión.
  • Evitar las siestas: dormir fuera de nuestro horario puede cambiar nuestro ciclo del día y la noche, causándonos problemas del sueño e insomnio.
  • Mantener la ropa y no descuidar el aspecto: aunque no vayamos a recibir visitas en todo el día, debemos asearnos y vestirnos cuando nos despertemos. Es decir, arreglarse y no estar en pijama es importante, ya que la gente empieza descuidar su cuando no tiene contacto social.

Siguiendo todos estos consejos se pueden evitar grandes problemas que surgen en la tercera edad, como ciertos trastornos del sueño, depresión o hiporexia, entre otros. Esto hace fundamental mantener nuestra rutina normal, pero sin olvidar sustituir los momentos en los que salíamos a la calle por actividades que hacer para no aburrirse en casa.

Hacer un álbum familiar de fotos

Crear un álbum de fotos es una fantástica forma de mantener activa la mente durante la tercera edad, muy recomendable si se sufre algún problema de memoria. En este sentido, recordar es un tratamiento esencial para enfermedades como el alzhéimer, que afectan a la memoria episódica, encargada de almacenar información relacionada con la experiencia de algunos hechos de su vida.

Al igual, los niños pueden entretenerse haciendo un álbum digital para enviárselo a sus abuelos en casa y que, a pesar de la distancia, se sientan acompañados.

Hombre mayor mirando fotos con una libreta delante para no aburrirse en casa
Seleccionar una foto y escribir toda la información que recordemos de ese momento es otra idea de que hacer para no aburrirse en casa y, además, es un gran estímulo para la memoria.

Programar una videollamada con toda la familia

Aunque estar solo no significa sentirse solo, la COVID-19 ha hecho que muchos ancianos pierdan el contacto habitual que tenían con sus familiares o amigos. Ante esta situación, la tecnología puede ser nuestra gran aliada. Mediante una videollamada podemos conservar la comunicación con nuestros amigos y familiares, de una forma mucho más efectiva que solo con una llamada de teléfono.

Sin embargo, hay muchas personas mayores que no saben utilizar las nuevas tecnologías y, por tanto, es necesario seguir los siguientes pasos para mostrarles cómo hacer una videollamada:

  1. Instala en el teléfono móvil o Tablet del mayor una aplicación sencilla de utilizar para realizar videollamadas.
  2. Deja el icono de la aplicación solo en una página, sin otras apps alrededor, para que se puede encontrar fácilmente.
  3. Recuerda que el dispositivo de la persona mayor debe tener conexión a Internet.
  4. Prepara una pequeña guía en letras grandes, añadiendo iconos y colores, con lo pasos para contestar a una llamada.
  5. Incluye una explicación de cómo cargar la batería del dispositivo.
  6. Avisa al mayor de la videollamada siempre con unos minutos de antelación, así podrán preparar el dispositivo y tenerlo cerca en el momento de la llamada.

De esta forma, los nietos pueden estar en contacto con sus abuelos, mientras estos permanecen seguros en sus casas. Asimismo, los mayores pueden comprobar por sí mismos el estado en el que se encuentra su familia, con la tranquilidad que supone para ellos saber que todos están bien.

Es tiempo de leer

Sin duda, la lectura es una de las mejores actividades que se pueden hacer para no aburrirse en casa a cualquier edad. En ese sentido, no solo hablamos de novelas u otro tipo de libros, también nos referimos a otras lecturas, como comics, novelas gráficas, revistas o periódicos, entre otros.

Asimismo, si somos hábiles con nuestros dispositivos digitales podríamos buscar contenido online gratuito como blogs, redes sociales e, incluso, cursos, por ejemplo, de idiomas. De esta forma, los mayores tendrán multitud de opciones de entretenimiento que hacer para no aburrirse en casa.

Una sesión de cine en casa

Debido a la pandemia, teatro y cines se encuentran cerrados o con aforo limitado, pero esto no significa que no podamos disfrutar de una buena sesión de cine. Para ello, no necesitamos salir de casa, basta con elegir cualquiera de las muchas plataformas de películas y series en streaming de pago o gratuitas, como RTVE.es A la Carta.

Juegos de lógica y pasatiempos

Tanto si estamos solos como acompañados, hay una gran variedad de juegos de lógica y pasatiempos que pueden salvarnos del aburrimiento. Estas actividades de ocio no solo nos entretienen, sino que también ponen nuestro cerebro a funcionar y previenen la pérdida de capacidades cognitivas. Entre los juegos que podemos hacer individualmente están los crucigramas, sopas de letras y de números o sudokus, entre otros muchos.

Si nos encontramos en familia, los juegos de mesa también son ideales para divertirse y mejorar la estimulación cognitiva. Entre ellos podemos elegir entre jugar a las cartas, al ajedrez, el trivial, el bingo, el dominó o el parchís.

Disfrutar del arte y la naturaleza sin salir de casa

Uno de los grandes inconvenientes de estar encerrados en casa es el no poder tener contacto con la naturaleza, provocándonos una sensación de enclaustramiento y, por tanto, de ansiedad.

Para luchar contra estos sentimientos, se recomienda a los mayores acoger animales en el hogar, siempre que la condición del anciano lo permita. Por ejemplo, un perro es una buena idea para obligarnos a salir de casa para pasearlo. Otra opción es la jardinería, ya que tener plantas es una buena forma de sentir que una vida depende de tus cuidados y ayuda a evitar los estados anímicos negativos.

Una vez más, las tecnologías pueden ser muy útiles para conseguir una conexión con el exterior, aunque estemos aislados. En este caso, la mayoría de los museos ofrecen visitas virtuales para acercar el arte que está ahora mismo en exposición. Asimismo, este nuevo tipo de turismo desde el sofá también nos permite visitar monumentos nacionales e internacionales, así como a parques y espacios naturales.

No obstante, es fundamental no aislarnos por completo en nuestra casa. Mientras sigamos las medidas de seguridad contra la COVID-19, evitando zonas muy concurridas y siempre con mascarilla, no debemos temer el salir a la calle a pasear y tener contacto con otras personas.

Categorías

Últimas historias

¿Quieres recibir los mejores contenidos directamente en tu correo electrónico?

¡Suscríbete y recibirás consejos de salud, cuidados, alimentación y mucho más!