Logo Atenzia
Inicio
Classic
Móvil
Premium
Senzia
Activa-Mente
Blog de Teleasistencia

Tipos de envejecimiento: una mirada integral

Una pareja de adultos mayores bailando.

¿Sabías que dos personas, aunque tengan la misma edad cronológica, no tienen por qué atravesar por la misma edad biológica? Esto significa que a consecuencia de sus circunstancias personales, su base genética y factores ambientales, pueden seguir distintos ritmos de envejecimiento. 

A continuación, te detallamos qué tipos de envejecimiento existen, además de la importancia de mantenernos activos cuando alcanzamos una edad avanzada. 

¿Qué es el envejecimiento?

El envejecimiento, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es una etapa caracterizada por el descenso progresivo de las capacidades físicas y mentales, pues conforme pasa el tiempo se acumulan diversos daños moleculares y celulares. Es por ello que al alcanzar edades avanzadas, es frecuente que la salud se debilite, aumentando la vulnerabilidad y la fragilidad de los adultos mayores.

La edad no es el factor que determina los cambios que experimentamos en la vejez, pues los tipos de envejecimiento que pueden darse son muy diversos al vivir y crecer con nuestras singularidades. El proceso de existir implica que sufriremos cambios en nuestro organismo que forman parte del envejecimiento normal de las personas, caracterizado por un deterioro funcional y un aumento del riesgo a padecer enfermedades. 

Durante esta etapa vital se dan otro tipo de síntomas que no se consideran parte del deterioro funcional natural. A pesar de que estas enfermedades o patologías que aparecen en la tercera edad dependen de varios factores, entre ellos la genética, la mayoría de ellas podrían prevenirse o al menos reducirse.

Senzia1

Clasificación de los tipos de envejecimiento

Ni todas las personas envejecen de la misma forma, ni la vejez es una etapa que sentencia el fin de una vida activa. Te explicamos qué tipos de envejecimiento pueden darse una vez alcanzada cierta edad, a pesar de que la experiencia varíe para cada persona incluso dentro de la misma tendencia.

Envejecimiento cerebral

Dentro de los tipos de envejecimiento, el cerebral se asocia a la pérdida de conexiones neuronales y cuyo mantenimiento adecuado es esencial para el funcionamiento normal del cerebro. Con el tiempo, esta pérdida puede aumentar y afectar a nuestra capacidad de aprendizaje y retentiva. La acumulación de proteínas en forma de agregados dentro y fuera de las neuronas es, a su vez, una característica común del deterioro cerebral, y puede relacionarse con enfermedades neurodegenerativas como el alzhéimer o el párkinson

Entre las consecuencias más comunes de este deterioro, encontramos: 

Existen medidas que pueden ayudarnos a mantener un cerebro saludable conforme nos hacemos mayores. Una dieta con abundancia de alimentos ricos en antioxidantes, como el betacaroteno, flavonoides, vitaminas A, B1, B12, C, D y E, así como minerales como selenio, zinc y magnesio, pueden mejorar nuestra calidad de vida y prevenir el envejecimiento cerebral. 

La actividad física regular también favorece la salud de nuestro cerebro, a la par que reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. La estimulación mental también ayuda a mantener un cerebro en forma: a través de la lectura, los juegos de memoria, el aprendizaje de nuevas habilidades o la estimulación cognitiva online podemos poner a prueba y ejercitar nuestras capacidades. 

Envejecimiento fisiológico

Los cambios biológicos que sufre el organismo conforme pasa el tiempo obedecen al proceso de envejecimiento fisiológico. Estas alteraciones afectan de forma distinta a cada persona, y se diferencia del resto de tipos de envejecimiento porque mide el deterioro molecular que sufrimos desde que nacemos

Este deterioro depende de múltiples factores: genéticos, ambientales, de nuestro estilo de vida y de los efectos de ciertas enfermedades, en función de la gravedad de la patología. Entre los cambios biológicos que experimenta nuestro cuerpo, también encontramos una disminución en la función del sistema inmunitario y cambios hormonales, haciéndonos más vulnerables ante posibles agentes externos. 

Envejecimiento patológico

El envejecimiento patológico es el proceso de aparición de cambios que se producen a consecuencia de enfermedades o malos hábitos. No forma parte de los tipos de envejecimiento normal y saludable. Pueden causarlos diversos factores: 

Subscríbete a nuestra newletter

Conoce todas la novedades de nuestro blog de Teleasistencia y recibe información de interés sobre alimentación, salud, ocio y cuidados

Newsletter

Cuidados específicos según el tipo de envejecimiento

Como ya hemos mencionado, son muchas las circunstancias que pueden hacer que experimentemos uno de los distintos tipos de envejecimiento que suelen darse al alcanzar edades avanzadas. Es por ello por lo que, en función de la forma en la que se manifieste, requeriremos de unos cuidados diferentes y más específicos en función de cada caso. 

Enfermedades agudas y su impacto en el envejecimiento

Con el paso de los años, nuestro cuerpo va haciéndose más débil y nuestro sistema inmunitario es más frágil, por lo que es más fácil que aparezcan afecciones y que nuestro organismo tarde más en deshacerse de ellas, condicionado en función de los tipos de envejecimiento que atravesemos. 

Las enfermedades agudas aparecen por causas diversas —por ejemplo, un catarro o la rotura de un hueso— y son fáciles de diagnosticar. Podemos tardar días o meses, en función de qué enfermedad estemos padeciendo, en recuperarnos de la afección para regresar a un buen estado de salud. 

Si el adulto mayor padece una enfermedad aguda y esta no remite, se adecuarán los cuidados a las necesidades que presente. Una vez que pase el periodo de recuperación volverá a ser un anciano sano, pero en caso contrario, será un anciano frágil. 

La importancia de la salud mental

Aunque cada vez está más visibilizada, es en la vejez cuando debemos darle más importancia a la salud mental. Según la OMS, el 14% de los adultos de 60 años o más viven con un trastorno mental, ya sea neurológico o emocional, siendo los más frecuentes la demencia, la depresión y la ansiedad. Uno de los principales problemas de estos trastornos radica en que están mal diagnosticados, pues la identificación por el propio paciente puede ser imprecisa, o los profesionales no pueden determinar dicha patología si se solapa con otras enfermedades físicas.  

Por otro lado, debido a los estigmas que tradicionalmente se han asociado a la salud mental, las personas mayores suelen ser reacias a admitir los síntomas de su enfermedad o a acudir al psiquiatra. Conviene saber que, una vez detectado el problema, la mayoría de personas que siguen un tratamiento adecuado recupera su salud, consigue superar o tratar el problema y lleva una mejor calidad de vida. 

Es esencial identificar y abordar con rapidez los trastornos mentales y neurológicos, pues la salud mental de los adultos mayores puede mejorar a través de un envejecimiento activo y saludable. En caso de sufrir deterioro cognitivo, la persona que lo padece puede ir de forma presencial a talleres de estimulación de la memoria para entrenar la mente y ralentizar el deterioro donde, a su vez, tendrá la oportunidad de socializar. 

Si quiere hacerlo desde la comodidad de su casa o las circunstancias no se lo permiten, existen soluciones tecnológicas como Activa-Mente. Con este programa de estimulación cognitiva se puede ejercitar el cerebro a través de actividades que estimulan 10 áreas de entrenamiento. A su vez, está monitorizado por un equipo profesional de psicólogas/os que evalúan los avances y dictan qué ejercicios beneficiarán más a la persona usuaria. 

Si deseas saber más sobre este servicio, puedes ponerte en contacto con nosotros a través del teléfono gratuito 900 123 700, a través de info@atenzia.com, o acudir a cualquiera de nuestras oficinas. ¡Estaremos encantados de ayudarte! 

Una mujer mayor siendo cuidada por una mujer más joven.
Los factores genéticos, ambientales y los efectos de ciertas enfermedades determinan los tipos de envejecimiento que podemos vivir.

La dependencia en la tercera edad

Si una persona presenta un grado de dependencia, los tipos de envejecimiento que se desencadenen variarán y necesitarán de unos cuidados más exhaustivos. Una persona es dependiente si, de forma permanente y a causa de la edad, una discapacidad o enfermedad, no puede realizar con autonomía sus tareas básicas diarias o tomar sus propias decisiones. La dependencia será mayor o menor en función del grado de pérdida de autonomía que presente la persona. 

El aumento de la esperanza de vida ha traído consigo un incremento en la demanda de servicios de asistencia a domicilio a personas mayores, y la tendencia seguirá al alza teniendo en cuenta las previsiones de envejecimiento de cara a futuro. Las dos formas más habituales en las que se prestan estos servicios de cuidados en el hogar son: 

Actividades diarias y su importancia

Gracias al aumento progresivo de la esperanza de vida, se ha puesto el foco a nivel mundial en potenciar el envejecimiento activo. Su principal objetivo es el de mantener una calidad de vida lo más alta posible sin importar qué edad tengamos y, sobre todo, considerando nuestras circunstancias personales. 

El envejecimiento activo es también una forma de evitar el sedentarismo, reducir la soledad en personas mayores, además de la prevención de posibles consecuencias más graves, como la depresión. A su vez, busca una participación activa de las personas mayores en cada ámbito, dotándoles de mayor independencia y dignidad. Existen una serie de claves para el envejecimiento activo que nos ayudarán a lograrlo, entre las que encontramos: 

Conclusión

El envejecimiento es un proceso complejo y que puede variar de forma significativa en función de la persona. Los tipos de envejecimiento presentan distintas características, por lo que es importante que, una vez identificado el nuestro, adaptarnos a las circunstancias para llevarlo de la mejor forma posible, teniendo unos hábitos saludables y buscar ayuda si se sospecha de padecer algún problema relacionado con la edad. 

Quizás te pueda interesar...

Publicado el 2021-08-10

El insomnio en personas mayores: causas y recomendaciones

Salud en la tercera edad

El insomnio en personas mayores: causas y recomendaciones

El insomnio es el trastorno del sueño más común entre los mayores de 60 años. En este articulo, te contamos los fact... (+)

El insomnio es el trastorno del sueño más común entre los mayores de 60 años. En este articulo, te contamos los factores de riesgo de esta afección y cómo prevenir y/o tratar el insomnio en personas mayores para que no perjudique su salud.

Mostrar menos

Leer más

Publicado el 2023-11-22

¿Por qué los ancianos cierran los ojos con frecuencia? Explorando las causas — Teleasistencia

Salud en la tercera edad

¿Por qué los ancianos cierran los ojos con frecuencia? Explorando las causas

Perder algo de visión va de la mano con hacerse mayor. Sin embargo, existen más motivos de por qué los ancianos cierr... (+)

Perder algo de visión va de la mano con hacerse mayor. Sin embargo, existen más motivos de por qué los ancianos cierran los ojos, unidos al cuidado de la salud visual. Te lo aclaramos en este artículo.

Mostrar menos

Leer más

Publicado el 2021-04-05

Cómo afecta la soledad en las personas mayores - Teleasistencia

Salud en la tercera edad

Cómo afecta la soledad en las personas mayores

Conocer cómo afecta la soledad a las personas mayores es fundamental para conseguir que tengan la mejor calidad de vida... (+)

Conocer cómo afecta la soledad a las personas mayores es fundamental para conseguir que tengan la mejor calidad de vida posible. 

Mostrar menos

Leer más

Compartir:

Volver al blog

Siguiente entrada